La ciudad

Especialistas mundiales analizaron las nuevas formas de esclavitud

La Fundación para la Democracia Internacional (ex Fundación Estudios Litoral Argentino) puso bajo la lupa la coyuntura por la que atraviesa la industria textil. 

Domingo 05 de Julio de 2015

La sede de la Fundación para la Democracia Internacional (ex Fundación Estudios Litoral Argentino) fue el escenario en el que se debatieron las nuevas formas de esclavitud que azotan a la sociedad. “Una persona se encuentra en situación de esclavitud si es forzado a trabajar, bajo amenaza mental o física; es propiedad de su empleador, usualmente por medio de abuso físico o psicológico; es deshumanizado, tratado como una mercancía o comprado o vendido como un objeto; es físicamente constreñido o tiene restringida su libertad de movimiento”, remarcó el presidente de Fundación para la Democracia Internacional, Guillermo Whpei.

   Las conferencias se dieron en el marco de la inauguración de la muestra “Ver más allá. Voces desde adentro, una mirada del sector de la indumentaria y sus sistemas”, y además de Whpei, participaron Aidan McQuade, director de Antislavery Internacional, la organización más antigua del mundo de lucha contra la esclavitud; David Fleming, director de los Museos Nacionales de Liverpool, de los cuales depende el Museo Internacional de la Esclavitud y Nicolás Fernández Bravo, antropólogo, investigador para la Fundación para la Democracia Internacional.

   “Hay diversas características que distinguen a la esclavitud de otras violaciones a los derechos humanos, sin embargo la sola existencia de una de estas características es suficiente para configurar un caso de esclavitud según estándares internacionales”, definió Whpei.

   En tal sentido, se mostró convencido de que “es necesario empezar a desarrollar una mirada diferente de nuestro entorno, porque esto está pasando en el mundo. Hay 21 millones de personas en el mundo en esta situación. Antislavery International estima que 2 millones y medio están en Latinoamérica. Y estamos trabajando para lograr un índice en Argentina, pero no es un dato fácil, ya que existen connivencias a todo nivel que dificultan la visualización de este tipo de situaciones.”

Concepto. “Para nosotros, la esclavitud contemporánea es el concepto de la anti-democracia. La privación ilegítima de la libertad, las extracciones de documentos, la coerción, las amenazas y todo lo que atente contra la cultura democrática. Eso para nosotros es un motivo de lucha”, señaló Whpei en la apertura del evento, para luego destacar que “tomamos esta bandera porque es una violación directa a los derechos humanos, y por lo tanto lo tomamos como algo personal. Queremos poner a la luz algo que está oculto hace muchísimos años.”

La exposición. Ver Más Allá, Voces desde adentro, pudo visitarse hasta el pasado viernes en la sede de Fundación para la Democracia Internacional, en el restaurado Palacio Fuentes y exhibía testimonios de trabajadores de rubro textil en los que dan cuenta de las bambalinas del sector.

   Las asimetrías, los abusos, las connivencias se ponen de manifiesto en las palabras de los protagonistas, quienes comparten, con la esperanza de un cambio y de una vida mejor, sus tristes experiencias. Personas que han trabajado y trabajan privadas de la libertad, encerradas con llave en casas en las que viven en la mayoría de los casos con sus familias, y en las que son obligadas a producir a lo largo de jornadas laborales que se extienden a veces hasta las 16 o 18 horas, o hasta que el pedido esté listo. Se calcula que el sector ocupa entre 170.000 y 250.000 trabajadores: más de la mitad se desempeña en establecimientos de hasta 5 trabajadores, en instalaciones domiciliarias de difícil identificación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario