La ciudad

Especialistas advierten que "no existe el bronceado saludable"

La dermatóloga Guillermina Garello, de la Agencia Provincial de Cáncer, remarca que "es un concepto que hay que desterrar".

Lunes 16 de Diciembre de 2019

El número de casos de melanoma, un tipo de cáncer de piel que puede ser mortal, está creciendo a nivel mundial, y se estima un aumento marcado por la tendencia en la población a practicar cada vez más actividades al aire libre, no cuidarse de la exposición, y el aumento de la sobrevida de los tratamientos. La incidencia promedio en Argentina es de 2,9 cada 100 mil habitantes. Los países con valores más altos son Australia (33,6); Nueva Zelanda (33,3); Estados Unidos (12,7); y Canadá (12,4).

El Recasfe (Registro de Cáncer de la provincia de Santa Fe) apunta que la incidencia de melanoma en territorio santafesino es de 5 casos cada 100 mil habitantes por año. La razón por la que la cifra de Santa Fe es mayor a la media nacional, afirman desde la Agencia provincial de Cáncer, puede tener que ver con "la heterogeneidad propia con que se distribuye la incidencia de tumores en la geografía del país, sumado a que los datos nacionales son solamente estimativos, ya que hay sólo tres provincias con registro de incidencia de cáncer poblacional", entre ellas Santa Fe.

En la ciudad de Rosario, la incidencia de cáncer de piel no melanoma (tumores no mortales) es de 35 casos nuevos por año por 100 mil habitantes. Para melanoma la incidencia es de aproximadamente de 6 casos nuevos por año cada 100 mil habitantes, número similar al que ocurre en la provincia.

Los departamentos del norte provincial tienen mayor incidencia de casos. Se estima que hay diversos factores que influyen en esto: características climáticas propias de la región, dificultad en el acceso a un dermatólogo, el tipo de trabajo con exposición al sol, poca adherencia a la toma de los cuidados necesarios para proteger la piel y la falta de información.

Diferencias

Es muy diferente hablar de melanoma que de no melanoma (de los tipos epidermoide y basocelular), que son tumores no mortales asociados a la radiación ultravioleta, y que en la mayor parte de los casos se curan con tratamiento local. "El melanoma tiene una alta tasa de curación si se detecta en etapas tempranas, pero si esto no sucede tiene un potencial agresivo muy grande y en cualquier grupo etario", señala Guillermina Garello, de la Agencia Provincial de Cáncer.

Sin embargo, este tipo mortal es infrecuente, mientras los otros dos carcinomas son más frecuentes que cualquier otra forma de cáncer. Por ello, los dermatólogos sostienen la importancia de la detección precoz, ya que de esa forma hay una alta probabilidad de sobrevida.

En base a esto, Garello recomienda a la población que realice una consulta anual con el dermatólogo, pero además que cada dos o tres meses realice un chequeo individual frente al espejo, para revisar los lunares en busca de signos de alarma. El método consiste en lo que los médicos llaman la Regla del ABCDE: buscar asimetrías, bordes irregulares, si tiene más de un color, un diámetro de más de 6 milímetros, o una evolución cambiante. En tanto, para el cáncer no melanoma, los indicios son lastimaduras en la piel que no cicatrizan a pesar de un tratamiento correcto, o la aparición de heridas de carácter sangrante, también costrosas, no provocadas por un traumatismo previo.

La médica especialista señala, además, que en los últimos 10 años "hubo un marcado cambio en el tratamiento que se llevó adelante en los pacientes afectados por melanoma avanzado con la aparición de nuevas drogas, logrando en algunos casos remisiones completas o largas sobrevidas, pasando de una expectativa de solamente 6 meses, a un período de 3 o 4 años".

Cuidarse al sol

La radiación ultra violeta (UV) es un importante factor de riesgo para los cánceres de piel. Es emitida naturalmente por el sol y por algunas fuentes artificiales, incluyendo camas solares. Según el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (Iarc es la sigla en inglés), en Argentina se atribuye el 52,8 por ciento de los casos de melanoma a la exposición a rayos UV, lo que lo ubica entre los países de riesgo atribuible medio, en un rango entre 32,1 y 53,5 por ciento. "No existe el bronceado saludable, es un concepto que hay que desterrar", se encargó de remarcar Garello.

En relación al diagnóstico temprano y prevención de melanoma, afirma que "no sólo es importante la exposición a radiación ultravioleta, sino también los síndromes de lunares múltiples, los riesgos de la piel muy clara (en especial rubios y colorados), y los antecedentes familiares: quienes tengan familiares con melanoma y/o cáncer de páncreas, pueden solicitar asesoramiento genético", que en la salud pública de Rosario está disponible en el Hospital Centenario.

En tanto, el acceso a la consulta dermatológica en el sistema público se hace en cuatro hospitales: el Centenario, Provincial, Carrasco y el de Niños Víctor J. Vilela.

En lo que va del año, hubo 3691 consultas en esos efectores, de las cuales 45 tuvieron diagnóstico de cáncer de piel. Además, durante la campaña de detección 2019, hubo 366 pacientes que se acercaron a hacer el chequeo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario