La ciudad

"Es un fallo que abre puertas para muchas mujeres"

Alejandra Avendaño es una de las cuatro mujeres que protagonizó el amparo reclamando que exige que la empresa municipal cumpla con la inclusión igualitaria de choferes al transporte público.

Martes 03 de Septiembre de 2019

Alejandra Avendaño es una de las cuatro mujeres que protagonizó el amparo reclamando que exige que la empresa municipal cumpla con la inclusión igualitaria de choferes al transporte público. Ayer, cuando se hizo pública la resolución de la jueza Paula Calace Vigo su teléfono empezó a sonar más frecuentemente que de costumbre y ella respondía siempre entre risas.

"Estamos muy emocionadas, esta es una lucha muy larga y tuvo el resultado esperado", señala y afirma que ya estaba "lista para volver a trabajar". Según destacó, "es un fallo que abre puertas para que muchas mujeres puedan trabajar".

Entre tanta alegría, cabía un poco de cautela ya que todavía no habían analizado el fallo completo ni se habían reunido con su abogada. De todas formas, "que la jueza haya dado el okey, es un gran paso", estimaba.

Alejandra tiene 40 años y lleva los últimos diez años trabajando en servicios públicos. Primero fueron los remises, después un taxi. La posibilidad de incorporarse a los colectivos urbanos surgió en 2017 cuando el municipio lanzó una convocatoria para conductoras.

En noviembre empezó a trabajar y durante cuatro meses estuvo al volante de los colectivos de las líneas 115, de los servicios especiales al aeropuerto, de la 126 bandera roja y negra, de la 127 y varias otras.

"Me tenía que conocer todos los recorridos de memoria porque íbamos rotando las líneas, lo mismo que los horarios y los días de la semana", remarca y destaca que no reniega de ese cambio de horarios y turnos. "Podría tomar el servicio mañana, bien dispuesta a los horarios que me presenten", afirma.

Para ella, conducir un colectivo es sobre todo "darle un servicio a la gente, dar una mano a todas esas personas, esos chicos que usan el colectivo para ir a trabajar para ir a estudiar, que necesitan los ómnibus durante la noche para trasladarse a cumplir con su trabajo", dice y afirma que "en los colectivos viajan quienes trabajan y estudian, allí está el futuro del país".

Alejandra reconoce que la decisión judicial de reincorporarlas en sus puestos fue una gran alegría personal, pero también destaca que se trata de una victoria colectiva. "Hay muchísimas mujeres que llevan 20 años trabajando en el servicio y están desocupadas, y muchas chicas más jóvenes que tienen vocación de servicio y no pueden acceder a este trabajo", destaca.

En ese sentido, dice, "es un fallo que abre puertas a muchas mujeres" que podrán incursionar en una profesión que, aún en pleno siglo XXI, les venía siendo negada.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS