La ciudad

"Es mucho lo que se pierde si los científicos se van del país"

"En cada becario que quedó fuera de la carrera científica, hay décadas de inversión del Estado", aseguró Alejandro Vila, director del IBR.

Jueves 11 de Abril de 2019

"En cada uno de los becarios que quedaron en estos días fuera de la carrera científica, hay décadas de inversión del Estado: 12 años entre la escuela primaria y secundaria, seis de Universidad, otros seis de doctorado y los años de posdoctorado. Es mucho lo que perdemos si se van a trabajar al extranjero", aseguró el doctor en Química y director del Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario (IBR), Alejandro Vila.

Sin medias tintas, criticó a la "actual gestión de gobierno, que claramente no incluye a la ciencia dentro de su modelo" y la contrastó con "la apuesta a largo plazo, en décadas, que se ve en los países de mayor crecimiento".

En un contexto que considera "el de mayor desfinanciación de la ciencia argentina en los últimas décadas", el titular del IBR abrió esta semana en el bar El Cairo el ciclo de charlas "La ciencia sale de copas", una propuesta para acercar la ciencia a la comunidad y dejar planteado que "hay un combate en defensa de la ciencia que es de todos, científicos y ciudadanos".

Para el investigador, si bien el hecho de que en Colón (Entre Ríos) un centenar de personas en pleno siglo XXI afirme que la Tierra es plana y que lo enseñado hasta ahora es sólo un montaje, podría considerarse gracioso, en realidad es bastante más serio.

"Es un fenómeno cultural, de movimientos que se venden cool o alternativos, que niegan los resultados de la ciencia generando grandes impactos negativos", asegura.

"Que el movimiento antivacunas se base en argumentos no científicos para afirmar que son tóxicas y en paralelo haya un rebrote de enfermedades que pensábamos derrotadas, no es chiste", subraya.

Los ejemplos de esta "banalización" de los avances científicos pueden seguir e incluyen, según Vila, "la negación que hace el gobierno de Donald Trump del calentamiento global" y "la campaña que desde hace un tiempo circula en las redes sociales de Argentina, donde en este momento de absoluta debilidad presupuestaria de la ciencia, se ataca sobre todo a los investigadores de las humanidades y las ciencias sociales por estudiar cosas que serían «intrascendentes» y se cuestiona que esa gente cobre un sueldo del Estado".

"Es central defender el espíritu crítico de la ciencia que permite cuestionar lo establecido y preguntar cosas nuevas; y que trasciende la posibilidad de producir bienes y servicios que hagan mejor la calidad de vida de las personas", subrayó el director del Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});