Antonio Bonfatti

Entretelones de un plenario caliente en el Frente Progresista tras el revés electoral

Hubo caras largas, pases de factura elípticos, catarsis colectiva y varios oradores apelaron a la épica del milagro para dar vuelta el resultado.

Sábado 19 de Agosto de 2017

No faltó nadie. La plana mayor y las segundas y terceras líneas. También fueron las bases. Hubo caras largas, catarsis colectiva, pases de factura elípticos y como si se tratara de un encuentro de fe, varios oradores recurrieron a la épica del milagro. Entre esos matices transcurrió el plenario del Frente Progresista con mayoría socialista que deliberó el jueves en el salón Metropolitano. Convocado por el gobernador Miguel Lifschitz, el cónclave sirvió para arengar a la tropa para dar vuelta el magro resultado de las Paso rumbo a octubre con un mayor pedido de involucramiento a la militancia.

   El encuentro se gestó desde la Casa Gris. Lifschitz quedó sorprendido por la mala performance electoral del domingo, especialmente en Rosario, donde el Frente apenas cosechó el 10 por ciento de los votos, la peor elección del PS en años, perdiendo en todas las seccionales.

   "Nos jugamos el futuro de nuestro gobierno", les advirtió a funcionarios, segundas líneas y las bases cuando les reclamó más compromiso y presencia en los barrios para revertir la derrota de las Paso.

   Por lo bajo, desde el entorno del mandatario los dardos estaban dirigidos hacia Antonio Bonfatti por su escaso protagonismo en la campaña para apuntalar a los candidatos.

   "Es raro, Antonio se sacó fotos que nunca se publicaron, lo mandaron al norte con (Rubén) Galassi, le dijeron que no tenía buena imagen en Rosario, que acá no hacía falta su presencia", replicó molesto, en estricto off, un allegado al ex gobernador.

   Según el entorno del jefe del Partido Socialista a nivel nacional, "en las localidades del norte, donde Antonio hizo campaña, los candidatos de las comunas hicieron mejor elección que en 2015".

   Antes de que hablaran los únicos cuatro oradores algunos pensaban que iba a ser una asamblea abierta para escuchar todas las voces. Un intento por entender la magra performance del domingo, y dar un giro para los próximos 60 días.

   Hubo algo de autocrítica por haber quedado de rehén de la "grieta", la confrontación entre Cambiemos y el kirchnerismo. Una mención que sólo explica parcialmente la debacle electoral.

   La intendenta Mónica Fein pidió a los militantes que se anoten en una base de datos partidaria para hacer campaña "sistemática y planificada", barrio por barrio, distrito por distrito. Llevando el mensaje de la gestión.

   "Tenemos que ir a los lugares donde hicimos y estamos haciendo obras que transforman la vida de la gente. Contarles a los vecinos que no fue casualidad esa intervención, que se planificó, se buscaron los fondos, el financiamiento y pedir el voto, el acompañamiento para seguir haciendo cosas en la ciudad. Necesitamos un Concejo que apoye la gestión local", instó.

   El candidato a concejal Pablo Javkin llamó a contarle a los rosarinos "que los derechos que hoy se gozan en la ciudad, como la salud pública, no fueron producto de un orden natural sino de decisiones políticas e inversiones".

   Y luego alertó: "No podemos permitir que nuestros adversarios se saquen fotos con obras del plan Abre que hace nuestra gestión y busquen sacarle rédito político. O que no digamos nada ante el peor clientelismo político que vimos el día de la elección, llevando gente a comer y dándoles el voto, fue como volver al orden conservador del siglo XIX".

   Lifschitz también dijo lo suyo en el escenario. "Cada elección aparece una nueva crítica contra nosotros que la rebatimos con hechos y argumentos políticos. Como ahora no se les ocurrió nada, dicen que llevamos mucho tiempo gobernando la ciudad por los 28 años al frente del municipio".

   "Como si eso —siguió—fuera un disvalor. Como si no hubo gobiernos que cayeron a dos años de haber asumido por falta de ideas y malas políticas. Somos un proyecto político que transformó esta ciudad en las últimas tres décadas, que se renovó en equipos y propuestas. Por eso estamos vigentes".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario