La ciudad

En un mes Gendarmería secuestró 3.015 motos en operativos de saturación

Según datos oficiales, el 65 por ciento de los arrebatos callejeros se realiza desde motocicletas con dos ocupantes. El municipio también viene intensificando estos controles.

Sábado 10 de Mayo de 2014

A un mes del desembarco de las fuerzas federales en Rosario, como resultado de los operativos realizados en conjunto con la policía provincial en 28 zonas "sensibles" de la ciudad se secuestraron 3.015 motos y 550 autos que presentaban irregularidades en la documentación. "Retirar las motos de circulación es un elemento central, ya que la mayoría de los homicidios y un 65 por ciento de robos de carteras y arrebatos a peatones son efectuados por delincuentes que se desplazan en estos rodados, que en general son robados", precisó el subsecretario de Seguridad Comunitaria de Santa Fe, Angel Ruani.

Los operativos vienen de la mano con los procedimientos que el municipio comenzó a intensificar desde principios de este año.

En los primeros cuatro meses de 2014, en el marco de esos operativos fueron remitidas al corralón municipal unas 5.669 motos y 1.466 autos, lo que totalizó 7.135 vehículos.

El dato no resultó menor para la propia Justicia provincial, que pudo establecer que en varios robos y homicidios investigados en la ciudad hay una moto involucrada, con dos ocupantes.

Es más, la Unidad Fiscal Especial de Homicidios recomendó tomar medidas que contemplen restricciones; incluso la de prohibir la circulación de motos con dos ocupantes.

Desde el desembarco de las fuerzas federales en Rosario, las patrullas de Gendarmería y Prefectura en conjunto con efectivos de la policía santafesina realizaron operativos de control de tránsito en diversos puntos de las zonas asignadas.

Desde hace un mes, funciona un comando que monitorea en cuatro pantallas gigantes todas las tareas de las diferentes fuerzas: Policía Federal, Seguridad Aeroportuaria, Prefectura, Gendarmería, la Unidad Regional II y la Municipalidad.

En detalle. Según datos oficiales, desde el desembarco de los 2 mil uniformados federales el pasado 9 de abril al 9 de mayo a las 11.50, se incautaron 3.015 motos y 550 autos que fueron derivados al corralón municipal.

Los secuestros de estos rodados se produjeron en los retenes montados por agentes federales en el marco de los operativos de recuperación territorial y pacificación de 28 zonas conflictivas.

En su mayoría, los poseedores de las motos no pudieron acreditar la titularidad de las mismas, y los autos también presentaban irregularidades en la documentación.

Según precisó Ruani, de las motocicletas retenidas sólo un promedio del 18 por ciento vuelve a circular con los papeles al día. En el caso de los autos, la regularización llega sólo al 40 por ciento.

Ruani explicó que la "limpieza" de vehículos que circulaban en forma irregular ayudará a disminuir la delincuencia. "Es un elemento central en los homicidios y robos. Un 65 por ciento de los robos de carteras y arrebatos callejeros se efectúa a bordo de motos, en su mayoría robadas. Otro dato importante es que durante todo el día de ayer (por el jueves) no se registró un solo herido de arma de fuego en los hospitales públicos. Hay que tener en cuenta que por cada homicidio doloso hay que computar 5 heridos de arma de fuego, por lo que resulta alentador", amplió Ruani.

En expansión. En otro orden de cosas, el secretario de Seguridad Comunitaria santafesino indicó que los operativos conjuntos se ampliarán a otros barrios de la zona oeste y noroeste de Rosario.

Ruani le apuntó a los barrios Empalme Graneros y Ludueña, donde no se han concretado los operativos con fuerzas federales en el marco del plan de trabajo de pacificación que realiza Gendarmería y Prefectura.

Sobre Empalme Graneros, los funcionarios de Seguridad santafesina estima que una vez que la policía comunitaria debute este mes en Las Flores Este, La Granada y 17 de Agosto, el próximo destino sea la zona noroeste.

Dentro de la planificación entre la Municipalidad, provincia y la Secretaría de Seguridad de la Nación está proyectada la extensión de los patrullajes en la zona de Empalme Graneros, Ludueña, Emaus, Stella Maris, un sector de Fisherton y algunas zonas cercanas a bulevar Seguí, Avellaneda y las vías del ex Ferrocarril Mitre.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario