La ciudad

En un emotivo acto nombran a Teresita "docente y escritora distinguida de Rosario"

Fue esta mañana en el Concejo Municipal. Hubo abrazos y lágrimas entre familiares y amigos de Teresita Alvado de Lardizábal, una de las primeras maestras jardineras de la provincia.

Martes 13 de Mayo de 2014

"He aprendido a dar las gracias", arrancó su discurso Teresita Alvado de Lardizábal, al ser reconocida esta mañana por el Concejo Municipal como "Docente y escritora distinguida de Rosario". Fue en un acto donde las lágrimas y la alegría resultaron también las protagonistas. Teresita es una de las primeras maestras jardineras de la provincia de Santa Fe, se jubiló como supervisora del nivel inicial, pero además es una enamorada del oficio de narrar cuentos. Tiene más de 25 libros publicados, dedicados a los más chicos. El Concejo la premió por su "aporte a la cultura infanto juvenil".

Rodeada de sus hijos, nietos, compañeras del magisterio, ex supervisores, representantes de los jardines Nº 27, del Normal Nº 3, Lola Mora y Nº 1, además de colegas del ámbito de la educación, Teresita ingresó al recinto del Concejo acompañada de un fuerte aplauso.Enseguida se leyó el decreto de rigor por el cual se la distinguía. Norma López (FPV), vicepresidenta del Concejo, destacó a través de la figura de la maestra la importancia de que "la educación sea uno de las ejes de las políticas de inclusión", además del valor del aporte de la escritora al "nivel inicial" y sobre todo el lugar preponderante que le otorgó a "la palabra".

El concejal Manuel Sciutto (PS) —autor del proyecto— hizo hincapié en el recorrido educativo de la docente distinguida, que nació en Villa Cañás pero eligió Rosario para vivir. También habló de "la dedicación y amor con el que ejerció su vocación". Entre otras autoridades estaban presentes el concejal Miguel Cappiello (PS) y la delegada de la Regional VI de Educación, Marta Díaz.

Uno de los momentos más emotivos fue cuando uno de sus hijos compartió un video sobre la vida de Teresita, donde comulgaron imágenes infantiles fragmentos de sus poesías y cuentos, y muchas fotos familiares y de su trayectoria docente. El común denominador en todos los casos fue la alegría. Otro de sus hijos más tarde la definió como "una niña" eterna, ahora “con algunas dolencias y olvidos” pero que “todas las mañanas se levanta cantando y tocando el piano".

Más aplausos llegaron cuando le entregaron el diploma, el decreto de la distinción, una plaqueta recordatoria y muchas flores. La abrazaron sus compañeras docentes, sus familiares y amigos.

Antes Teresita dio las gracias y no abandonó lo que hace toda buena maestra: enseñar donde sea. Por eso compartió algunos secretos de su trabajo de narradora dando pistas de cómo deben estar escritos los cuentos para chicos y rescató el papel clave que tiene la literatura para unir generaciones. "Soy narradora", se definió y dedicó la distinción a su querida familia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario