La ciudad

En sólo 5 horas, 600 personas se vacunaron contra la hepatitis

En la plaza Montenegro y con un fuerte dispositivo sanitario, otras 400 se sacaron sangre para detectar la enfermedad, sífilis y el VIH.

Miércoles 29 de Julio de 2015

El operativo para concientizar sobre la hepatitis que ayer se desplegó en plaza Montenegro superó todas las expectativas de sus organizadores: en cinco horas, más de 400 personas hicieron cola para someterse al test de detección para saber si tenían el virus y otras 600 se vacunaron para prevenir el contagio, amén de las que quisieron saber si estaban infectadas de sífilis o HIV (ver aparte).

En medio de un despliegue inusual para una campaña de salud (en la explanada del Centro Fontanarrosa hubo 10 puestos de concientización e información, tres gazebos de vacunación contra la hepatitis B y detección de hepatitis B y C, sífilis y HIV, larguísimas colas de gente, música y hasta zancudos), la directora provincial de Promoción y Prevención de la Salud, Andrea Uboldi, definió como "alucinante" el efecto de la convocatoria.

Los argumentos que las personas que esperaban en la cola desgranaron para explicar por qué habían acudido parecieron confirmar una constante: cuando el Estado sale activamente a ofrecer un beneficio o un servicio, sea del área que sea, la respuesta siempre es masiva.

"Porque nunca me hicieron el análisis para saber si tengo hepatitis", "porque siempre es mejor saber que no saber", "para prevenir", "porque cualquier campaña de salud es buena para todos", "es un beneficio y lo quiero aprovechar", "a esto lo pagamos con impuestos y hay que recibir lo que el Estado devuelve", dijeron distintas personas en las filas. La máxima fue lo que respondieron una madre y su hija: "Es un derecho que tenemos, si dan chori y gaseosa también decimos que sí".

La campaña fue cuidadosamente estructurada para sensibilizar, brindar información, asesorar, tomar muestras para la detección de los virus y vacunar contra la hepatitis B.

La movida incluyó voluntarios de la organización Grupo Hepatitis Rosario, pionera en la tarea de visibilizar la enfermedad, alumnos de la Escuela Superior de Enfermería María Elena Araya de Colombres y personal de vacunación del Ministerio de Salud provincial y la Secretaría de Salud Pública del municipio, médicos en su práctica final, integrantes del Cudaio y miembros de los servicios de Gastroenterología y Hepatología del Centenario.

En rigor, ayer se los vio a todos muy ajetreados atendiendo a la multitud que había llegado hasta la plaza interesada, con miedo o preocupación, o el simple deseo de prevenir males mayores.

Las causas. "Hay gente que viene porque tiene un familiar enfermo y quiere saber cómo se contagia, pero para mí es clave la motivación, porque no van a los centros de vacunación y detección que hay en forma permanente en los hospitales, sino que responden puntualmente a esta convocatoria", opinó la médica Natalia Ahumada.

"Llegan y preguntan si (la campaña) sólo es por hoy, nosotras les explicamos que la vacuna contra la hepatitis B incluye tres dosis: una ahora, otra al mes y otra a los seis meses, y que deben completar el esquema en los centros de salud más cercanos a sus casas", dijeron sus compañeras Gabriela Bazán, Dania Tonelli y Paula Mogues. Por eso, plano sanitario de la ciudad en mano, les fueron mostrando a los concurrentes dónde podrían terminar de inocularse.

Para la fundadora de Hepatitis Rosario, Edith Michelotti, el éxito de la campaña continuó mostrando que aún no se hace lo suficiente para romper dos silencios: aquel con que ataca la hepatitis y el que consienten "la mayoría de los gobiernos, en todos sus niveles y de todos los países del mundo".

Pero, nobleza obliga, en el operativo se vio un ingente despliegue de la Universidad y de las áreas de Salud del municipio y la provincia, que no dejaron de charlar con la gente, tomar muestras de sangre y vacunar.

"Alucinante", silabeó Uboldi ante la consulta de cómo evaluaba la actividad, de la que participó activamente.

Su ex jefe y actual concejal Miguel Angel Cappiello fue otro que elogió la movida: "Muestra que la gente se preocupa por su salud y se le debe dar información para que pueda decidir", un proceso en el que "el Estado tiene que funcionar como nexo entre lo científico y la sociedad", aseguró.

Anticalambre. Entre los aportes solidarios destacó el que hizo el Mercado de Concentración: bananas para entregar al público mientras permanecía esperando.

Y otro es el que protagonizará el Grupo Sanarte el sábado próximo en la sala G del Fontanarrosa, a las 20.30, con un espectáculo de música y humor protagonizado ad honórem por diez profesionales de la Asociación Médica.

Detectan más casos de sífilis

Durante el operativo que se llevó adelante para detectar y luchar contra la hepatitis en sus tipos B y C, también se trabajó en la prevención de otras dos enfermedades: el sida y la sífilis, para lo cual se llevaron adelante pruebas de detección de ambas, transmitidas respectivamente por el virus de VIH y una bacteria. Para saber si se encontraban infectadas, entregaron sus muestras de sangre 400 personas. Según contó la titular de Promoción y Protección de la Salud, Andrea Uboldi, en la provincia vienen registrando mayor cantidad de positivos en los “testeos” de sífilis que se les practican a las embarazadas (para lo que aún no existen estadísticas), por lo que cabe la pregunta de que “si entre ellas se ven más casos, cuántos otros existen aún sin diagnosticar”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario