La ciudad

En sólo seis meses el combustible aumentó cerca del 15 por ciento

Con las rutas liberadas, el sector agropecuario sentado a la mesa de diálogo y las cadenas de distribución de productos restablecidas por completo, la preocupación tanto de comerciantes como de consumidores es ahora cómo se acomodarán los precios. Tras más de cien días de conflicto, las naftas súper y premium aumentaron alrededor...

Miércoles 25 de Junio de 2008

Con las rutas liberadas, el sector agropecuario sentado a la mesa de diálogo y las cadenas de distribución de productos restablecidas por completo, la preocupación tanto de comerciantes como de consumidores es ahora cómo se acomodarán los precios. Tras más de cien días de conflicto, las naftas súper y premium aumentaron alrededor de un 15 por ciento de enero a junio, algunos productos se mantuvieron en los precios de marzo (por ejemplo la carne), y otros, como algunas verduras que se habían disparado por la falta en el Mercado de Productores durante los cortes de rutas, volvieron a su precio habitual. Sin embargo, hay rubros que no dan tregua. Se trata del lácteo, que subió los alimentos en un 6 por ciento, el de la harina de consumo, que subió más de un 60 por ciento, y el de los aceites, que lo hicieron casi en un 40 por ciento (ver infografía).

  Para el titular del Centro Unión Almaceneros de Rosario, Juan Milito, el problema no es sólo el precio de los productos, sino también "la escasez de muchos de ellos que, al no consiguirse, no tienen valores". Ese es el caso del puré instantáneo y de la cera líquida para pisos que en marzo costaba 8,50 pesos y ahora, de encontrarla en alguna góndola, llega a los 12 pesos.

  Sin embargo, Milito apuntó a la harina de consumo y a los aceites como los artículos que más aumento registraron. Un paquete de harina que al inicio del conflicto valía 1,20, ahora está en 2 pesos. Una botella de aceite de primera marca de 900 centímetros cúbicos que el 10 de marzo costaba 3,90 pesos, hoy se ubica en los 5,40.

  "Las subas se ven todos los días y el problema es el aprovisionamiento, porque una semana se compra a un precio y a la siguiente a otro", señaló Milito, quien señaló que el valor de la leche y los lácteos creció sólo un 6 por ciento porque "están dentro del acuerdo de precios que controla el gobierno nacional".

  En el caso de los combustibles, la nafta súper YPF ascendió entre enero y este mes un 15,3 por ciento, y la premium un 14,6. En tanto la normal y el gasoil treparon sólo entre un dos y un tres por ciento. Respecto de las demás marcas, cuyo precio es superior, las subas fueron similares.

 

Sin incremento. Contra todos los pronósticos, el pan y la carne son dos de los productos que se mantuvieron desde marzo. El presidente de la Asociación de Industriales Panaderos, Gerardo Di Cosco, indicó que el precio del kilo de pan está entre 3,50 y 4,50 pesos, aunque sí señaló que en medio del conflicto las bolsas de harina de 50 kilos llegaron a pagarse 70 pesos, cuando habitualmente cuestan 45.

  "El problema se produjo ante la falta de harina, cuando se pudo haber dado algún pequeño incremento en algunas panaderías. Pero ahora con la distribución restablecida y con el precio de la harina subsidiada (el gobierno nacional paga a los molinos), no tiene por qué haber aumentos", explicó Di Cosco.

  Lo mismo sucede con la carne. "Actualmente sus montos son los mismos de marzo, porque los principales aumentos se habían dado entre enero y febrero", aseguró el presidente de la Sociedad de Carniceros, José García, quien, sin embargo, no descartó que haya existido "alguna avivada" durante el conflicto ante la escasez.

  Así, un kilo de pulpa o de asado, que es lo que más se consume, está entre los 12 y los 18 pesos de acuerdo a la calidad.

 

Verduras. También las verduras que se habían disparado durante los cortes en la mayoría de las rutas del país volvieron a su precio habitual en el Mercado de Productores, que ya restableció su actividad al ciento por ciento. El titular de la entidad, Alberto Pirovano, estimó que sólo se produjo un pequeño incremento de entre el 3 y el 5 por ciento, pero aclaró que "más que al conflicto se debe a cuestiones estacionales, porque en este rubro son un factor importante".

  De ese modo, indicó que la bolsa de zanahoria de 10 kilos, que llegó a costar 50 pesos, se reubicó en los 10 pesos. Y lo mismo sucedió con la bolsa de papa, que llegó a pagarse 60 pesos y ahora cuesta nuevamente 20 pesos.

  "El problema además del frío y el conflicto, es la poca demanda", explicó Pirovano y agregó: "En localidades del interior, donde el paro agropecuario pegó más fuerte, el consumo se retrajo mucho y eso se siente ahora en el mercado". l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario