La ciudad

En Santa Fe, el 98 por ciento de las mujeres sufrió acoso callejero

En la Legislatura proponen campañas de visibilización de la problemática y la incorporación del tema en la educación sexual.

Sábado 24 de Noviembre de 2018

Que te sigan, te silben o toquen bocina, te apoyen, te griten, te toquen, te muestren o se masturben. Así como el femicidio es la forma extrema de la violencia machista, el acoso callejero también es violencia. Tan difícil resulta desnaturalizarlo, que el 98 por ciento de las mujeres santafesinas aseguró haber sido acosada alguna vez (informe "Argentina cuenta la violencia machista") y, de hecho, dijeron ser víctimas de esa violencia sexista a partir de los 9 años. "Eso sin dudas determina las conductas del vestir, del andar y de transitar el espacio público desde que son niñas", recalcó la diputada provincial por el espacio Igualdad y Participación, Silvia Augsburger, que esta semana ingresó en la Legislatura un proyecto de ley que no sólo propone campañas de visibilización de la problemática, sino también la incorporación de la temática a partir de la Educación Sexual Integral (ESI) vigente en todas las escuelas. "Es la forma de lograr que se desnaturalice esa violencia", acotó.

   El tema está en debate: las mujeres y el movimiento feminista lo pusieron en la agenda y lo sacaron a la calle en cada movilización. "Dejame caminar por la calle tranquila". "No quiero tu piropo, quiero tu respeto". "Mi cuerpo no necesita tu opinión". "No soy perro, no me silbes". Se multiplican las consignas en los carteles en cada marcha, y seguramente este domingo, ocurrirá lo propio cuando tomen las calles en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer (ver aparte).

   "Desnaturalizar la violencia que sufren las mujeres en el espacio público" es el objetivo central de la propuesta de Augsburger, quien además recordó que los últimos datos nacionales hablan de más de 200 femicidios en lo que va del año: "Los asesinatos de mujeres son la punta del iceberg de una cantidad de violencias y micromachismos que sostienen la violencia sexista a diario, y el acoso callejero es una pata de esas violencias, invisibilizada, pero no por eso menos agresiva".

   Tan naturalizada está que las consultas hechas en la provincia indican que el 98% de las santafesinas han sido víctimas de acoso. Otro relevamiento, llevado adelante en 11 provincias por la organización Mumalá en 2017, también mostró que el 90% de las mujeres sufrió acoso, recalcó además que el 80% dijo transitar con miedo las calles, y estableció entre los 9 y los 22 años la edad en la que empiezan a sufrir esta violencia.

   "Pensar que las mujeres empiezan, aún siendo niñas de 9 años, a sufrir estas situaciones nos obliga a analizar cómo eso modifica sus conductas en el espacio público a partir de esa violencia: cómo se visten, por dónde circulan, si cruzan de vereda, dónde toman el colectivo y todas las situaciones que intentarán prevenir y evitar", explicó la legisladora.

El proyecto

La propuesta presentada en la Legislatura establece a los primeros días de abril como la Semana de Lucha Contra el Acoso Callejero, un período para realizar acciones, visibilizar y prevenir la problemática. También marca como acoso sexual en espacio públicos "las conductas físicas o verbales de naturaleza o connotación sexual, basadas en el género, identidad u orientación sexual, realizadas por una o más personas en contra de otra que no desea o rechaza estas conductas en tanto afectan su dignidad y sus derechos fundamentales como la libertad, integridad y libre tránsito".

   Además de enumerar las conductas en las que este tipo de violencia se manifiesta, que van desde miradas lascivas, comentarios de connotación sexual sobre la apariencia física, fotografías o grabaciones no consentidas, contacto físico indebido o no consentido hasta situaciones de persecución, masturbación y exhibicionismo, el plan plantea la necesidad incluir la temática en los lineamientos curriculares de la ESI.

Antecedentes

La Ciudad de Buenos Aires fue el distrito pionero en sancionar en 2016 una ley e incluso, a nivel nacional, la Cámara de Diputados dio media sanción al proyecto que tipifica el acoso callejero como delito de violencia de género, y aún aguarda el tratamiento en el Senado.

   La provincia de Buenos Aires tiene una iniciativa en evaluación y, en Misiones, la propuesta de incluir el acoso callejero en la ley protección integral de las mujeres fue aprobada por los diputados provinciales y espera el tratamiento de los senadores de ese distrito.

   A nivel internacional los antecedentes no son pocos. En América latina, Perú aprobó una ley que incluso prevé penas de prisión. Y en el caso de Europa, Francia fue el último país en sancionar una normativa que condena las injurias sexistas con multas de hasta 750 euros, pero no el primero. Bélgica tiene una ley vigente desde 2014 y Portugal a partir de 2016.

   "Este es el momento oportuno de discutirlo —recalcó la legisladora—; el Ni Una Menos y el movimiento feminista instalaron el tema en los primeros lugares de la agenda pública, y como sociedad debemos debatir cómo desnaturalizar esta violencia que se sufre en el espacio público".

Una marcha desde plaza San Martín al Monumento

Mañana la calle será nuevamente el lugar donde las mujeres volverán a exigir el fin de las violencias. En el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, las organizaciones feministas se movilizarán bajo la consiga "¡Basta de Violencias Machistas, #VivasNosQueremos!". La cita será, a partir de las 16, en la plaza San Martín (Córdoba y Dorrego), desde donde las columnas de las diferentes organizaciones de mujeres, sociales, comunitarias, políticas y sindicales marcharán hasta el Monumento Nacional a la Bandera. Una movilización que recordará el asesinato de las hermanas Mirabal bajo la dictadura de Trujillo, y que tendrá su eje en los más de 240 femicidios y los seis asesinatos de personas trans ocurridos este año. No obstante, también volverá a exigir la ley de aborto legal y un Estado laico, las leyes de paridad en los espacios de representación y la Educación Sexual Integral, aparte de reclamar contra el presupuesto nacional 2019 que significa "más pobreza y violencia para las mujeres".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});