La ciudad

En Rosario ya hay 2.500 plazas hoteleras fuera del sistema formal

Lo estimó la cámara del sector. Representa el 20 por ciento de la oferta de hoteles y aparts. Son alojamientos temporarios que se contratan por la web

Domingo 22 de Julio de 2018

En Rosario ya hay unas 2.500 plazas de alojamiento que se ofrecen por la web a través de diferentes plataformas, fuera del sistema hotelero formal. Así lo estimaron desde la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica y Afines de Rosario (Aehgar), que remarcó que esa cifra representa el 20 por ciento de las 12 mil registradas. Se trata de departamentos que por lo general se comercializan a valores más bajos que hoteles y aparts, cuyos propietarios no pagan impuestos y para los empresarios del rubro se trata de una "competencia desleal".

Por eso ya iniciaron conversaciones con concejales de distintos bloques para mejorar la regulación del rubro y la fiscalización que hace el Estado en sus distintos niveles.

La ciudad cuenta, desde 2010, con una ordenanza que regula los inmuebles destinados a Alojamiento Turístico Temporario (ATT), impulsada para encuadrar el uso de los denominados "hoteles condo" o "ejecutivos".

Pero para la Aehgar la norma quedó algo desactualizada a casi una década de su sanción ante la explosión de oferta en redes sociales y plataformas turísticas. Y además advirtieron que se complicó su fiscalización (ver aparte).

"No se trata de sacar una norma prohibitiva sino equitativa, donde haya igualdad de condiciones para competir", aclaró a LaCapital el tesorero de Aehgar y referente del sector en materia de combate a la informalidad, Ariel Fernaldez.

El planteo de los hoteleros rosarinos de regular la oferta de alojamiento en unidades independientes que se ofrecen a través de plataformas digitales coincide con la fuerte polémica que se viene dando en Rosario en las últimas semanas ante el posible desembarco de la aplicación Uber para la movilidad.

La semana que pasó la concejala María Eugenia Schmuck presentó un proyecto para regular su funcionamiento en la ciudad, permitiendo que se sume oferta para los traslados en unos 200 coches, y se concrete la operación vía apps, complementando a taxis y remises.

La propia Schmuck sostuvo que así como debe regularse las aplicaciones para la movilidad "también hay que hacerlo con la oferta hotelera que se promociona por la web".

Los hoteleros rosarinos hicieron un relevamiento que detectó que se ofrecen en la ciudad unas "2.500 plazas temporarias por fuera del sistema formal", precisó Fernaldez.

Entre los sitios que publicitan esta oferta el más popular es Airbnb pero también se puede acceder vía Booking, que ofrece además hotelería convencional.

Riesgos y competencia desleal

Fernaldez remarcó que la intención de Aehgar es "potenciar lo máximo posible la imagen de la ciudad como destino. De nada sirve que un turista haya tenido una mala experiencia en Rosario con estos alojamientos independientes que nadie controla".

Al respecto ejemplificó: "A diferencia de los hoteles y aparts no hay certezas de que estos espacios estén en buenas condiciones en todas sus instalaciones. ¿Qué pasa si surge un desperfecto eléctrico o con el gas porque no tenía un correcto mantenimiento?", se preguntó.

Además, como la norma vigente obliga a obtener la aprobación del consorcio para el alquiler temporario de un departamento, desde Aehgar se preguntaron si los propietarios que comercializan su unidad bajo esa modalidad y le entregan la llave de la puerta de entrada del edificio "tienen el aval del resto de los consorcistas".

"Hace también a la seguridad saber quien entra al edificio que habitan, que puede ir cambiando día a día", apuntaron y adelantaron que solicitarán que se profundice la inspección sobre consorcios.

Por lo general estos alojamientos ofrecen pasar una noche en un departamento amoblado a precios mucho más bajos que hoteles y aparts habilitados. De hecho se publicitan con valores que arrancan en unos 600 pesos. "En parte se explica porque no pagan impuestos nacionales, provinciales y tasas municipales por la comercialización de estas unidades", explicaron.

También mencionaron que no sólo no se generan puestos de trabajo registrados sino que además se pone en peligro la continuidad de los empleos del sector formal por la competencia desleal.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario