La ciudad

En Rosario ya hay 181 mujeres al volante de taxis y remises

Eso no es nada, también se animan a ponerse al frente de patrulleros, camiones y colectivos Bomberos y Sies no descartan verlas pronto al comando de ambulancias y autobombas

Domingo 29 de Marzo de 2009

"Sí, lavamos los platos, pero también manejamos". La frase la dijo una mujer con 20 años de experiencia arriba del taxi. La tachera pidió comprensión y no aceptó nota, pero su marido, un gremialista del rubro, reconoció que es "una experta al volante, que llegó a manejar camiones y que en una oportunidad rindió bien el examen de tránsito, mientras a él lo bocharon". Así viene la cosa en materia de conducción de vehículos: lenta pero firme. En Rosario ya son 181 las que están el frente de taxis y remises, otras cinco están a cargo del recorrido de la empresa Rosario Bus que une Rosario con Villa Constitución.

Cada vez son más. Si de taxis se trata, son 153 las que manejan ese servicio y aunque puede considerarse poco por representar sólo el 2,5 por ciento del total de tacheros, van ganando espacios. En los remises suman 28 (un 5,2 por ciento del total de choferes), y hasta también se le animan a los patrulleros.

Natalia Gigli no sólo quiere manejar un colectivo, sino que además fue pionera en impulsar formalmente en el Concejo Municipal la inclusión de las mujeres en los ómnibus rosarinos. Para eso, presentó un proyecto que se convirtió en ordenanza en abril de 2006 y donde se explicitaba que "se propiciará la gradual incorporación de mujeres en el plantel del transporte urbano, pertenecientes a las líneas administradas por la Semtur"; y señalaba que las vacantes deberían cubrirse "en forma igualitaria entre mujeres y varones".

Sin embargo, la iniciativa que los concejales aplaudieron y el Ejecutivo promulgó, no se cumplió. "Fue una farsa", aseguró meses después Gigli, quien ahora dijo buscar "diferentes alternativas" para hacer cumplir la norma.

Otras tuvieron mejor suerte y ahora lograron su lugar al frente de un servicio público. En muchos casos, sus propios pares varones las rescatan como "prudentes y de excelentes modos" para con el público.

En Córdoba se apropiaron de los troles (ver página 4) y acá no se descarta que en breve puedan manejar ambulancias y hasta autobombas.

Prejuicios. "No hay norma que prohiba que ellas se hagan cargo de los vehículos de servicios públicos, pero hay que reconocer que no manejan camiones de residuos o coches de bomberos. Es una cuestión cultural, porque sí se las ve frente a los transportes escolares; siempre que hay niños se las habilita, tal vez por una idea maternal. Pero manejar no debería ser una cuestión de género, sino de competencias. Si lo saben hacer y tienen habilitación, deberían conducir todo tipo de vehículos", remarcó el secretario de Servicios Públicos provincial, Alejandro Boggiano.

En la misma sintonía expresaron sus comentarios el jefe de policía de Rosario, el titular del Servicio Integrado de Emergencia Sanitaria (Sies) y quien encabeza la agrupación de Bomberos Zapadores.

Son 5.150 los efectivos policiales en la ciudad y de ese total, el 20 por ciento está representado por personal femenino. Pero lo destacable es que un 80 por ciento de esas mujeres realizan las tareas de calle y la mayoría conducen motos, pick up y autos.

"Se puede creer que nuestro ambiente es muy machista, pero acá las mujeres hacen todo tipo de tareas, y las de las nuevas camadas más todavía. Tienen tanta disposición al trabajo y lo hacen tan bien, que a veces nos intimidan a los varones, con ellas no renegamos" , admitió el propio jefe de la policía, Osvaldo Toledo.

Patotero sentimental. "He tenido muchas minas/muchas minas/pero nunca una mujer", dice el tango "Patotero sentimental", un panorama muy similar al de los choferes de bomberos y ambulancias. El Sies tiene 80 conductores, pero ninguna mujer. Y en los zapadores lo mismo. Son 113, sólo hay 6 mujeres y ninguna de ellas conduce las 8 autobombas.

El jefe de bomberos, Daniel Quintana, dijo que nadie se los impide y que "no se discutió porque ninguna mujer lo pidió", pero garantizó que no habría ningún problema en que manejaran. "Ellas hacen tareas de alto riesgo mucho más difíciles que conducir", aseguró.

Y si de alto riesgo se trata no hay que dejar de tener en cuenta a los que manejan horas a lo largo y ancho del país al frente de inmensos camiones. Entre las huestes de los camioneros también están ellas. Así lo confirma el secretario gremial del sindicato local, Rubén López.Es más, asegura que "hay mujeres que manejan camiones de carga y van desde Santa Fe a Jujuy u otro destino lejano como cualquiera de los hombres".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario