La ciudad

En Rosario, los casos de mordeduras de murciélagos son aislados

Representan uno de cada diez ataques sospechosos de rabia, que está erradicada de la ciudad desde 1981. Las colonias locales son insectívoras

Sábado 24 de Febrero de 2018

Los centros de salud públicos de la ciudad reciben cada año unas 4 mil consultas por mordeduras de animales. De este total, apenas el 10 por ciento son considerados casos "sospechosos" y reciben inmunización antirrábica. La gran mayoría de los ataques son de perros, sólo en uno de cada diez involucran a un murciélago. En la ciudad, no hay casos de rabia humana desde 1981.

"Las mordeduras de murciélagos son muy poco frecuentes", señala el director de Vectores del municipio, Guillermo Palombo. La aclaración llega después de que se hiciera pública la suerte corrida hace dos semanas por un niño de seis años que vacacionaba con sus padres en la zona de Playa Grande, en Mar del Plata.

Según reprodujeron los medios de comunicación de la ciudad feliz, el menor había encontrado un murciélago en una pileta y, al intentar rescatarlo, sufrió una mordedura. El Instituto Antirrábico Esquivel, de la provincia de Buenos Aires, confirmó después que el animal tenía rabia. Actualmente el niño está en tratamiento en el hospital Durand.

La noticia no pasó desapercibida en Rosario, donde existen importantes colonias de murciélagos. La más conocida es la de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario, pero en la ciudad existen una decena de especies diferentes. En un edificio de Córdoba al 500, los vecinos están en jaque por la presencia de murciélagos (ver página 3).

"Los murciélagos están protegidos por una ley nacional y una ordenanza municipal (la Nº 7.713) que prohíben su matanza por sus hábitos alimenticios. Por día, cada animal necesita comer lo que pesa, y como son insectívoros, hacen un control biológico natural de los insectos", señala Palombo.

Primero los perros

La directora de Epidemiología del municipio, Analía Chumpitaz, señaló que en la ciudad no hay casos de rabia desde hace más de tres décadas y apuntó que en la mayor parte de las consultas que llegan a los hospitales municipales, los ataques son producidos por perros.

"En Rosario no tenemos poblaciones de murciélagos vampiros, las especies locales no se alimentan con sangre. Todos son herbívoros", explicó y advirtió que "generalmente un murciélago muerde cuando está caído y otro animal o una persona se acerca a tocarlo. Así se producen la mayor parte de los accidentes".

En estos casos, destacó, siempre hay que consultar al centro de salud más cercano. "Primero es necesario limpiar la herida con agua y jabón, además de algún antiséptico, y consultar a un médico que considerará si es necesario administrar la vacuna antirrábica o un tratamiento con gammaglobulina", explicó. En el caso de los animales, si no están vacunados deben permanecer en observación durante diez días.

Las estadísticas

El último caso de rabia humana en la provincia ocurrió en la zona metropolitana de Rosario en 1981 y el último de rabia canina, en 1983. La ausencia de la enfermedad por más de tres décadas, destacó Chumpitaz, es producto de la adecuada estrategia de vacunación en animales domésticos y a la vigilancia epidemiológica que se realiza cada vez que se detecta algún murciélago enfermo.

Durante 2016, último dato disponible del Sistema Municipal de Epidemiología, los efectores públicos recibieron 195 casos sospechosos de rabia humana, de los cuales ninguno fue confirmado. Los médicos hablan de casos sospechosos cuando la mordedura fue producida por animales silvestres (especialmente murciélagos), perros o gatos imposibles de observar o animales silvestres domesticados como monos o coatíes.

Por protocolo, en estas situaciones, los pacientes reciben la vacuna antirrábica o tratamientos con gammaglobulina.

El año anterior, los casos sospechosos fueron 248. Y en 2014, los pacientes que llegaron a los hospitales para recibir tratamiento antirrábico fueron 351. Ninguno de los casos fue confirmado por laboratorio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario