La ciudad

En Rosario hay 60 expendedoras de gas: cómo y quién las controla

Las instalaciones se rigen por una norma de habilitación, inspección y control a cargo de Litoral Gas.

Miércoles 28 de Marzo de 2018

En Rosario hay 60 estaciones de servicio que expenden Gas Natural Comprimido (GNC), casi la mitad de las 134 que están habilitadas en toda la provincia. Las instalaciones se rigen por una norma de habilitación, inspección y control a cargo de Litoral Gas y el fluido es proveído por la concesionaria que, ante una falla grave, puede cortar en forma inmediata el abastecimiento.

Montar una expendedora de GNC no es tarea sencilla y se rige por normas estrictas bajo la denominación Nag 418. Se trata de un protocolo en donde la presentación y visado de planos, construcción, pruebas, habilitación, inspección y control está a cargo de Litoral Gas.

Por ello, existen 60 comercios habilitados sobre un total de 177 en toda el área de concesión y de las 134 radicadas en toda la provincia de Santa Fe.

Litoral Gas tiene un área específica dedicada a las estaciones de GNC, desde donde parte cada una de las inspecciones trimestrales y semestrales que se hacen a estas estaciones de servicio. Incluso la propia estación debe realizar pruebas de calidad que luego son auditadas por la concesionaria.

Los controles pueden ser más intensos si las inspecciones detectan alguna anomalía a corregir. Entre los sistemas de seguridad, deben contar con una parada de emergencia que corta en forma automática la luz y el gas. Es por ello que, en el caso registrado ayer en Gálvez y Entre Ríos, se deben esperar los resultados de los peritajes en el compresor.

Requisitos

Quien desee abrir una estación de GNC debe presentar la visación de planos de la instalación a Litoral Gas, los cuales deben ser aprobados y luego hay una inspección final hasta llegar a la habilitación.

El pedido de factibilidad hasta la apertura es monitoreado por la proveedora del suministro. Por reglamentación, se debe respetar una distancia mínima entre los compresores y las edificaciones linderas de los vecinos.

"Entendemos que el cumplimiento viene bien. Y si se presentan dificultades, se corta el gas hasta que se hagan las readecuaciones que correspondan y se rehabilita el servicio. Normalmente las estaciones están prolijas", consideró el gerente de Relaciones Institucionales de Litoral Gas, José María González.

El mapa de las estaciones tiene un variado menú de opciones que va desde las compañías de bandera que expenden combustibles líquidos hasta las refinadoras y otras firmas de menor escala.

Todas tienen conectadas sus estructuras a la red oficial de gas. En algunos casos se fija un punto de presión más elevado para poder abastecerlas y en otros se hicieron tomas especiales o un refuerzo en las cañerías para no afectar la presión del entorno.

Sobre lo ocurrido ayer en Entre Ríos y Gálvez se tejen algunas hipótesis. La que mas sonó fue un desperfecto en los cables eléctricos de plástico, ya que el humo que emanó podría provenir de esa fuente de combustión. A nivel oficial imperaba ayer la cautela hasta tanto esté listo el peritaje.

La forma de actuar de Litoral Gas, según sus voceros, se divide en dos situaciones. Si está en riesgo el entorno se corta directamente el servicio; o si no hay incidencia para la seguridad de las personas se otorga un plazo para repararlo.

La empresa concesionaria puede imponer sanciones, siempre que cuente con la venia del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargás).

En el caso de la estación de servicio de Entre Ríos y Gálvez, se contempla el plazo de interrupción del suministro y la continuidad laboral de las fuentes de trabajo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario