La ciudad

En Entre Ríos al 1500 la falta de energía ya cumplió dos semanas

Los vecinos y comerciantes de Entre Ríos al 1500 aseguran que padecen un “suplicio”. Desde hace dos semanas, el servicio de energía eléctrica se interrumpe diariamente y los cortes llegaron a extenderse por 30 horas. Personas mayores que no pueden bajar de los edificios a la calle, comerciantes que tiraron mercadería de todo tipo y pérdidas “incalculables”, forman parte de una situación complicada.

Jueves 21 de Enero de 2010

Los vecinos y comerciantes de Entre Ríos al 1500 aseguran que padecen un “suplicio”. Desde hace dos semanas, el servicio de energía eléctrica se interrumpe diariamente y los cortes llegaron a extenderse por 30 horas. Personas mayores que no pueden bajar de los edificios a la calle, comerciantes que tiraron mercadería de todo tipo y pérdidas “incalculables”, forman parte de una situación complicada. Los dueños de un supermercado del lugar dicen que hace días que duermen en el comercio, se les quemaron dos motores y hasta tuvieron que “tirar un cable a la trifásica de la vereda de enfrente” porque “fue la única forma de evitar más pérdidas”.

Angel Correa, aunque todos lo conocen como Lito, tiene el quiosco de diarios de la esquina Entre Ríos y Zeballos. Asegura que “lo que le pasa a esta gente no tiene nombre”. Si bien es uno de los pocos que en la zona tiene energía, no sólo escucha a diario las quejas de los vecinos, sino que además les presta la luz de su quiosco a los comerciantes más cercanos para evitar, en la medida de lo posible, que pierdan la mercadería.

Pérdidas. Carlos y Claudio Dituro, padre e hijo, y dueños del supermercado C&C, fueron contundentes: “Al problema lo tenemos en toda la manzana y no hacen nada, no les importa y nosotros seguimos perdiendo plata cuando pagamos todos los meses facturas de hasta cuatro mil pesos porque no nos interesa robar”. Así, mostraron a La Capital la última boleta abonada: 3.246,87 pesos.

Ambos durmieron varias noches en el local para no perder la mercadería. “Tiramos un cable a una trifásica de enfrente, pero sólo el cable nos costó más de mil pesos, además del riesgo que implica quedarte cuidando toda la noche”, relataron antes de remarcar que los cortes llegaron a extenderse casi dos días.

El padre, en tanto, llevó las cuentas de las pérdidas y las estimó en unos 20 mil pesos. "Se rompieron dos motores de una central de frío, son importados de Francia y fueron una inversión grande. Eso sin contar toda la mercadería que tuvimos que tirar, los tubos fluorescentes que se quemaron y no sirven, y ahora la impresora de la balanza de la carnicería no funciona por la baja tensión", relató sin ocultar su bronca y haciendo hincapié en "el sacrificio" que hacen para llevar el comercio adelante desde hace cuatro años.

Aunque ayer en las oficinas de la EPE les prometieron una solución para los próximos días, ambos descreen de que eso suceda. "Si es necesario le haremos un juicio, pero alguien nos tiene que dar una respuesta", remarcaron.

Otro de los comercios afectados fue la panadería Señor Pan, que funciona en Mitre 1512, en la misma manzana que el supermercado. Tiraron comida, lácteos, postres y masas finas porque no aguantaron, y sólo pudieron trabajar "a medias".

Cris, es empleada del local, contó que llamó a la EPE "en varias oportunidades, pero sólo dijeron que el corte era por tiempo indeterminado"; y señaló que en la última semana "la luz se interrumpió día por medio".

En las casas de familia de la zona no la pasaron mejor. "Llegamos a estar 30 horas sin luz", insistió José Musio, un vecino. Y agregó que "hay gente con heladeras quemadas, ascensores que no funcionan, comida que se echó a perder y personas mayores que no pueden bajar desde hace varios días".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS