La ciudad

En otoño Rosario es un horno y el termómetro marcó 31,3º

La ciudad vivió ayer un día récord, al menos en lo que hace a temperatura: con 31,3 grados a las 15, batió la máxima registrada por el Servicio Meteorológico Nacional para mayo en 30 años (período 1961/1990), que había sido de 31,2. No es que haya sido un motivo de alegría: las imágenes de rosarinos irritados por el calor y la humedad...

Viernes 22 de Mayo de 2009

La ciudad vivió ayer un día récord, al menos en lo que hace a temperatura: con 31,3 grados a las 15, batió la máxima registrada por el Servicio Meteorológico Nacional para mayo en 30 años (período 1961/1990), que había sido de 31,2. No es que haya sido un motivo de alegría: las imágenes de rosarinos irritados por el calor y la humedad (vestidos con ropa más propia del otoño que del verano) fueron la postal más repetida en las calles. Como si fuera poco, por la bajante del río la provisión de agua también se resintió. "La extracción se mantuvo igual que los días previos, pero la demanda subió", explicó ayer el gerente de Relaciones Institucionales de Aguas Santafesinas SA (Assa), Guillermo Lanfranco.

Lo que también subió claramente fue el malhumor entre quienes salieron por la mañana temprano con prendas de otoño y al mediodía sufrieron temperaturas de pleno verano.

Es cierto que desde las primeras horas se veía venir que haría calor: a las 7 ya hacía casi 20 grados (19,9), pero a medida que avanzó la jornada la temperatura fue in crescendo hasta alcanzar una marca récord para mayo, con 31,3 grados, una décima por encima de la máxima absoluta registrada hasta ayer en las tres décadas de estadísticas que lleva el Servicio Meteorológico.

El que avisa. Los directivos de Assa ya habían advertido durante esta semana que si las temperaturas seguían en aumento, el ya difícil panorama del servicio por la bajante del Paraná —que en los domicilios se traduce en baja presión— se agravaría. "Con 10 grados más de térmica, obviamente todo se complicó más", dijo Lanfranco.

De hecho, una de las bombas extractoras de Assa salió de servicio por un desperfecto (se esperaba que quedara repuesta al cierre de esta edición), por lo que desde la firma instaron a hacer un "uso racional del agua". Entre las medidas, aconsejaron no lavar vehículos ni veredas con manguera, no usar agua corriente para el lavado de platos ni dejar canillas inútilmente abiertas.

Aun así, hubo zonas de la ciudad que volvieron a pasarla mal, como en barrio Godoy (distrito sudoeste), donde los vecinos afirmaron no tener "ni una gota de agua" y, en protesta, a la tarde decidieron cortar la avenida Circunvalación a la altura de Rivarola.

"Estamos asistiendo con cubas a todos los sectores en problemas, incluso con ayuda de la Municipalidad", detalló Lanfranco. La expectativa era que, con la reposición de la bomba afectada, hoy "la dotación de agua" pueda mejorar. Habrá que ver si también ayuda el tiempo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario