La ciudad

En medio de la crisis del boleto, se vencen las concesiones del transporte

El 30 de este mes culminan los contratos. El pliego vigente permite prorrogar por tres años el vínculo, o exigir al prestatario que se quede de manera precaria hasta un año más.

Domingo 09 de Agosto de 2015

En medio de la crisis del boleto, vencen las concesiones del transporte. En 20 días finalizan los siete años de prestación que estableció la última licitación y se reabre la discusión sobre qué hacer con la única empresa privada que tiene el sistema local, la cuestionada Rosario Bus. Las opciones que contempla el pliego vigente son dos: prorrogar por tres años el contrato o extender el vínculo de manera precaria hasta 360 días, cuando se adjudique a nuevos concesionarios. Para darle tres años más de concesión, el Ejecutivo necesitará del aval del Concejo, donde la oposición se cansó de criticar al empresario Agustín Bermúdez.

   El 30 de agosto culminan las concesiones del transporte adjudicadas en 2008, durante el segundo mandato de Miguel Lifschitz al frente de la Intendencia.

   El pliego aún vigente dividió la ciudad en cuatro grupos: uno quedó para la estatal Semtur, otro para la otrora firma de capitales públicos y privados, La Mixta (hoy casi ciento por ciento municipal), otro fue otorgado a Rosario Bus y el restante a Las Delicias, de Rubén Rodríguez, que dejó de prestar servicios a los pocos años tras la quiebra de su empresa.

   Ante el inminente vencimiento de las concesiones, la intendenta Mónica Fein envió el año pasado al Concejo un anteproyecto de pliego para licitar el nuevo sistema. La iniciativa ingresó en noviembre al Palacio Vasallo y casi no avanzó en su tratamiento.

   La propuesta de Fein contempla trasbordos gratuitos con tarifa horaria integrada y un nuevo corredor eléctrico. Además, una red primaria de 9 líneas que recorrerán las principales avenidas.

   También se incluyó una red secundaria de 23 líneas, que desde cada uno de los barrios llegará directo al principal destino de viaje. Y una red barrial de 8 líneas que interconectará distintos sectores del mismo barrio.

   A escasos 20 días de vencer las concesiones, los ediles se encuentran ahora totalmente dedicados a destrabar la suba del boleto que solicitó el municipio para evitar que colapse el servicio. Mañana volverá a reunirse la comisión de Servicios Públicos en otra jornada clave (ver página 11).

   Todos los caminos parecen conducir a una prórroga, aunque más no sea precaria de las actuales concesiones. Tiempo material para licitar un nuevo sistema no hay. Hacerlo demanda al menos 120 días.

   Y además, para lanzar la licitación, los distintos bloques políticos deben ponerse de acuerdo antes y aprobar las bases y condiciones del nuevo sistema. El mensaje de Fein incluyó la creación de una comisión especial para determinar el financiamiento y la forma en que se definirá la tarifa, con nulo avance en el cuerpo.

   El pliego vigente establece en su artículo 7º que “el Ente de la Movilidad, si lo considera conveniente, con las especificaciones que se dispongan, y en la medida en que la concesionaria haya cumplido con los indicadores de calidad de servicio y de gestión, podrá prorrogar la concesión por un primer período de tres años y un segundo período de dos años, hasta un máximo total de doce con la aprobación del Concejo”.

   Para el oficialismo no será sencillo que el arco opositor le prorrogue la concesión a Bermúdez para casi todo el segundo mandato de Fein, teniendo en cuenta las críticas vertidas esta semana al polémico empresario, cuando no depositó los sueldos y la UTA paró sus 16 líneas.

Es más, varios ediles y concejales electos son partidarios de municipalizar íntegramente el sistema de transporte urbano, dejando de lado la concesión a privados.

De no prosperar la prórroga, el pliego contempla una transición, aunque en términos no del todo favorables para los usuarios. En el artículo 8º se menciona que "vencido el término de vigencia de la concesión (...), el concesionario estará obligado, a requerimiento del Ente, a continuar con la prestación de los servicios por un plazo de hasta 360 días".

"En este caso —continúa—el Ente notificará al concesionario con no menos de 90 días corridos de anticipación. En ese lapso seguirán rigiendo todas las condiciones establecidas en el contrato".

En los pasillos del Concejo ya hubo quienes se preguntaron: "¿El municipio notificó a Bermúdez que debe seguir prestando el servicio después del 30 de agosto? De lo contrario estamos en problemas".

Otros apuntaron que si se le exige a Bermúdez seguir sólo unos meses, el servicio "se deteriorará más, ya que no invertirá en mantenimiento".

Igual, si el Concejo no incrementa la tarifa esta semana en los valores que propuso el Frente Progresista ($6) y además no le inyecta más recursos al sistema, el propio Bermúdez evalúa pegar el portazo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario