La ciudad

En las escuelas sin gas volvieron a exigir obras antes del final del invierno

Hubo reclamos en cuatro establecimientos. En la 9 de Julio estalló el tablero eléctrico por la sobrecarga para calefaccionar las aulas.

Viernes 23 de Agosto de 2019

En medio de la cadena humana que docentes, padres y chicos habían construido en la avenida Alberdi, una de las alumnas de la Escuela Nº 107 “9 de Julio” sintetizó en un cartel cómo atravesaron muchos de ellos este invierno. “Sin gas (hace dos años). Sin copa de leche. Con luz precaria. 650 chicos. Basta”, pudo leerse.

No fue el único reclamo, ya que ayer también se realizaron cuatro abrazos solidarios simultáneos a diferentes establecimientos exigiendo la normalización del suministro de gas.

Si bien Amsafé Rosario reconoce los avances en las obras, insiste en que “ya sobre el final del invierno, el problema continúa sin solución en muchas aulas”.

En tanto, la sobrecarga eléctrica en la Escuela 9 de Julio para poder calefaccionar los espacios, provocó el viernes pasado el estallido del tablero eléctrico que hasta ayer los dejó sin clases. “Todo esto se podía prever”, insistió desde Amsafé Paula Nardini, y recalcó que “es responsabilidad el Estado garantizar condiciones adecuadas”.

   A la protesta de la zona norte, se sumaron en el mediodía de ayer dos escuelas de la zona sur, Nº 435 (Buenos Aires al 5300) y la Nº 1270 (Laprida al 6300), y una en el oeste, la Nº 816, de Cullen al 2900.

   “Las respuestas no llegan, el gas no se conecta, algunos establecimientos siguen sin ser un espacio con condiciones dignas en el proceso de enseñanza aprendizaje”, rezó la convocatoria que plantearon Amsafé y ATE para convocar no sólo a docentes y auxiliares, sino a los padres y los alumnos, que llevan todo el invierno pasando frío.

   Los problemas en las instalaciones de los servicios no son nuevos, pero el suministro de gas fundamentalmente está en la mira desde hace un año, cuando la directora y un auxiliar no docente fallecieron en una explosión, en una escuela de Moreno, en la provincia de Buenos Aires.

   Fue entonces que Amsafé Rosario relevó los edificios del departamento Rosario y detectó que de 117 establecimientos, más del 50 por ciento tenían fallas en las instalaciones de gas; y el 25 por ciento estaba directamente sin el servicio.

Previsible

Si bien ese era el escenario a agosto del año pasado y los dirigentes de Amsafé admitieron “los avances en las obras que viene llevando adelante el Ministerio de Educación”, recalcaron que el reclamo comenzó a hacerse en febrero pasado, de modo de llegar a los meses de invierno con el problema ya resuelto.

   Así y todo, la temporada de frío ya casi está terminando y lejos de estar solucionada por completo, el problema de la falta de gas comenzó a generar otros inconvenientes en algunos de los edificios escolares.

   Ese fue el caso de la 9 de Julio, la escuela de la zona norte donde el viernes pasado, por una recarga en el sistema eléctrico para poder calefaccionar los ambientes, estalló el tablero y desde entonces están sin actividades. Recién ayer chicos y docentes volvieron a las aulas, una vez que el sistema eléctrico se reparó.

   Nardini indicó además que “en otras escuelas, esa misma situación produce falta de agua, ya que tienen cisternas eléctricas que no llegan a bombear el agua suficiente por el incremento de la demanda de energía, que se hace para poder calefaccionar”.

   Con todo, tras varias reuniones con funcionarios del ministerio, las comunidades educativas volvieron a exigir “espacios dignos para poder aprender y enseñar”, y recalcaron la responsabilidad del Estado provincial “en obras que dependen de Educación y que no pueden quedar libradas a las posibilidades que tenga la cooperadora de una escuela”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario