La ciudad

En Empalme Graneros practicaban abortos dentro de una peluquería

Un operativo realizado ayer al mediodía por la policía reveló que en la peluquería de Provincias Unidas al 600 bis, corazón de Empalme Graneros, se practicaban abortos sin condiciones de asepsia.

Jueves 20 de Enero de 2011

Un operativo realizado ayer al mediodía por la policía reveló que en la peluquería de Provincias Unidas al 600 bis, corazón de Empalme Graneros, se practicaban abortos sin condiciones de asepsia. Tras una investigación de cinco meses, los agentes llegaron cuando una mujer de unos 40 años y casi tres meses de embarazo comenzaba a ser preparada para la intervención. Dos hombres fueron detenidos, uno sería enfermero de un centro asistencial de la ciudad; el otro, lo único que trascendió es que es de origen brasileño. La mujer fue atendida por agentes del Sies y su salud no corría riesgos. No obstante, la situación que la llevó a tomar esa arriesgada decisión se le agrava aún más desde ayer, ante la circunstancia de seguir con un embarazo no deseado y la posibilidad de quedar detenida.
  “Veníamos con esta investigación a cargo del juez (Juan Andrés) Dónola (Instrucción 7ª) desde hace meses, nos enteramos que hoy (por ayer) se habría hecho una cita en el lugar para un aborto y entonces se realizó el operativo cuando el negocio ya había cerrado. Encontramos una camilla, jeringas, sondas, bisturí y estetoscopios desparramados en el lugar, que no estaba preparado para una intervención. La mujer estaba escondida en el baño, le sangraba un poco el brazo porque se había sacado el suero rápidamente, así que fue atendida y luego derivada al médico forense”, detalló el comisario principal Guillermo Morgans.
  Extraoficialmente, trascendió que las víctimas de esas prácticas clandestinas en esta peluquería de Empalme pagarían entre 800 y 1.500 pesos.
Secreto a voces. “Hace doce años que estoy en el barrio y siempre existió el rumor de que este hombre hacía abortos y trabajaba en un hospital cercano, en la zona norte”, dijo ayer horas después del episodio una vecina del peluquero implicado en la causa.
  El comercio donde “hace tiempo” —según los investigadores— se cortaba el pelo en horario comercial y se realizaban abortos cuando se bajaba la persiana, queda en una esquina neurálgica de Empalme: Provincias Unidas y J. J. Paso.
  El local está en una cuadra muy transitada. Luce un frente fucsia y rojo donde se lee el nombre del peluquero (“By J.C Cortador Estilista”). El hombre tenía en la planta alta una academia con cursos básicos y de perfeccionamiento del oficio. “Crecer con belleza y salud”, reza la leyenda que invita a subir. Frente a la peluquería está la rotonda donde se levanta el monumento que recuerda las inundaciones de 1986. A tres cuadras de allí, el domingo pasado un árbol aplastó y mató a un hombre tras una furibunda tormenta. Y a poco más de 10 cuadras está la comisaría 20ª.
  “Muchos en el barrio sospechaban esto. ¿Me vas a decir que la policía no lo sabe? Las cocinas de droga, los lugares clandestinos como estos no se levantan por años fácilmente si gente con poder no hace la vista gorda”, deslizó una mujer entre un sinnúmero de comentarios que se oyeron luego del operativo que convulsionó a la zona.
  Y un parroquiano de un bar pegado a la peluquería, quien como todos los que hablaron no quiso identificarse ante La Capital, se lamentó. “Acá nunca somos noticia por cosas buenas. Hace años que me cortaba el pelo ahí. Me quedé con la boca abierta cuando me enteré de la profesión de este hombre, que no es del barrio, alquila y en realidad no era el que cortaba el pelo sino que tenía dos empleados, un muchacho y una chica. Lamentable lo del tipo, aún no lo puedo creer”. l
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario