La ciudad

En el Normal Nº 2 no habrá clases hasta el viernes por tareas en la red eléctrica

Problemas edilicios. El jueves pasado un alumno sufrió una descarga cuando tocó un mostrador de chapa en la cantina. Ayer, padres y docentes exigieron seguridad.

Martes 03 de Noviembre de 2015

Tras una tensa y acalorada asamblea entre padres, alumnos, referentes gremiales y directivos del Normal Nº 2, la delegada de la Región VI del Ministerio de Educación santafesino, Marta Díaz, confirmó que en esa escuela no habrá clases hasta el viernes próximo. Ese día, las partes en conflicto se volverán a reunir para evaluar si las obras eléctricas que se están desarrollando luego de la electrocución que sufrió el jueves pasado un alumno (por fortuna sin consecuencias para su salud) dan garantías de seguridad para dar clases.
  La comunidad educativa exigirá además un plan de obras con un cronograma de plazos para reconstruir techos, mampostería, pisos y el patio del Jardín de Infantes.
  La nutrida concentración que se realizó ayer al mediodía en las puertas de Córdoba al 2000 ya preanunciaba un clima de malestar y hostilidad hacia las autoridades ministeriales de parte de padres, alumnos e integrantes de la Asociación del Magisterio de Santa Fe (Amsafé).
  El jueves pasado, un alumno de quinto año que se encontraba descalzo y mojado, tocó una chapa de la cantina y recibió una fuerte descarga eléctrica, lo que obligó a suspender las clases.
  En principio se había anunciado el regreso de los alumnos para hoy, pero los ánimos caldeados y la asamblea que se formó ayer por la tarde en el salón de actos del Normal Nº2 dilataron los plazos y se pasó a un cuarto intermedio hasta el jueves, a las 12.
  “Exigimos que no se hagan las cosas a las apuradas. Si es necesario, que se tomen más tiempo para garantizar la integridad de los chicos, que lo hagan para que haya condiciones dignas”, destacó el presidente de la cooperadora de la institución, Guillermo Amerise.
  Desde Amsafé, Gustavo Teres condicionó la vuelta a clases siempre y cuando el Ministerio de Educación “se comprometa a través de un acta a dar garantías de que volvemos a un espacio seguro, donde los disyuntores funcionen y lo eléctrico esté resuelto”.

De puño y letra. “Para poder dar clases necesitamos un compromiso por escrito. Hay un jardín de infantes que hace 3 años que no usa su patio y el gobierno no cumplió sus compromisos. Tenemos aulas con pozos. Queremos un ministerio que cuide a sus alumnos y docentes”, remarcó Teres.
  A la lista de reclamos también se unió la docente Lorena Tramalino. “La medianera (con la facultad de Derecho) se está desmoronando, se caen los ladrillos, hay andamios y los tanques de agua se están moviendo. Es peligrosísimo que los chicos estén así. Están cuatro horas por día sin patio”, remarcó.
  “Esto es una gran tomada de pelo a los padres y un atentado a los derechos del niño. Es una locura lo que pasó. Mi hijo no viene hasta que no vea que las condiciones están dadas para su seguridad”, dijo un papá. A su lado, Andrea, una madre, se sumó: “Hay una clara responsabilidad del ministerio de no controlar. Si la escuela no estaba en condiciones, nos debieron avisar”.

Interpelada. El debate pasó de la calle al salón de actos. Allí estaba Marta Díaz. En la larga lista de oradores, se dijo que en las obras del tendido eléctrico trabaja un solo electricista, que los problemas con los disyuntores se conocían desde el año pasado, se hizo referencia a las reiteradas notas denunciando fallas en la estructura edilicia y a la falta de avances para que la Universidad Nacional de Rosario (UNR) se haga cargo de la refacción de la medianera.
  Los estudiantes de distintos niveles advirtieron su preocupación por no perder el ciclo lectivo y las trimestrales.
  Un padre propuso que el apto técnico tras la puesta a punto del sistema eléctrico lo haga un agente externo y no el ministerio educativo. “No me dan tranquilidad, que vengan de otro lado”, vociferó y fue ovacionado.
  “Hace años que nos vienen mintiendo, no son confiables, no se puede estar sin disyuntores”, agregó otra mamá para “agradecer” la tragedia con suerte que ocurrió el jueves pasado.
  Cuando la asamblea parecía zozobrar en un mar de acusaciones y críticas, Amsafé logró encaminarla. El jueves, a las 12, Díaz está convocada a retomar la asamblea para que responda con un cronograma, fechas y plazos las obras pendientes.

Las obras de electricidad debían finalizar en septiembre

La delegada de la Región VI del Ministerio de Educación santafesino, Marta Díaz, admitió que lo sucedido con el alumno electrocutado el jueves pasado en el Normal Nº 2 fue un episodio grave, confirmó que las obras eléctricas debieron estar finalizadas en septiembre pasado y aseguró que “están dadas las condiciones para que el viernes se retomen las actividades”. Díaz atendió a La Capital en una oficina del Normal Nº 2. “Pudimos consensuar la finalización del tendido eléctrico, con una revisión durante el fin de semana” dijo y estimó que la obra estará concluida en 48 horas. “También se planteó que pongamos plazos de otras obras por escrito, por eso nos estaríamos reuniendo el jueves al mediodía y estimamos que no se reanudan las clases hasta el viernes”, indicó y admitió “un atraso de una obra que tendría que haber finalizado en septiembre”. Cuando se la consultó del peligro que traía aparejado dar clases en un sector sin cortacorriente, Díaz admitió su preocupación por la descarga eléctrica que sufrió un alumno. En relación a las garantías que exigieron los padres, la funcionaria recordó que “la primera y última responsabilidad es del Ministerio de Educación, porque cuando se define que una escuela puede reanudar el dictado de clases es porque estamos seguros que se puede regresar”.

Otra escuela cerrada por fallas estructurales

Ayer padres y alumnos de la Escuela Nº 141 República de México (Warnes al 1000) se toparon con un cartel que los dejó contrariados. “Estimadas familias, debido al desprendimiento de mampostería de varios sectores del edificio, incluidos los baños y galerías, y frente a posibles inconvenientes en el sistema eléctrico producto de las filtraciones, se suspenden las clases a partir del lunes 2 de noviembre; reanudando las mismas una vez solucionado el problema”.
  La advertencia dejó a varios padres del turno mañana sin saber qué hacer. A la institución acuden a diario 700 alumnos y las reiteradas filtraciones en los techos de la planta alta pusieron en alerta a las autoridades educativas.
  “Hay arreglos pendientes y están gestionados, pero por la cantidad de lluvia se formaron piletones, había agujeros de años atrás y se empezó a desprender mampostería”, detalló la directora de la escuela, Inés Acerbi, y aclaró que se coordinaron acciones con la cartera educativa.
  Los problemas se concentran en tres sectores de la planta alta, y frente a los riesgos eléctricos se adoptó esta medida preventiva. “Estimamos que podría estar todo concluido en tres días para poner a punto los interruptores. Están llegando partidas, pero no en el ritmo en que se podrían solucionar los problemas”, indicó.
  El titular de Amsafé Rosario, Gustavo Teres, consideró estos problemas y los del Normal Nº2 como “un llamado de atención para el gobierno que se está yendo, pero también para el que llega. Se debería hacer una fuerte inversión en el verano para garantizar las condiciones para el ciclo lectivo 2016”.
  La delegada regional del Ministerio de Educación, Marta Díaz, aclaró ayer que para la Escuela Nº 141 “se están buscando los presupuestos para los disyuntores y la parte eléctrica en tres aulas de la planta alta. Hay que remover el revoque y lleva mas tiempo, pero la parte eléctrica estaría garantizada en dos o tres días”, finalizó.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS