La ciudad

En el Normal Nº 2 no dejan entrar a mujeres con bebés o en shorts

A contrapelo de las políticas que promueven la inserción educativa de las madres jóvenes, una estudiante del profesorado denunció que no pudo ingresar a hacer un trámite con su hijo.

Viernes 20 de Marzo de 2015

A contrapelo de las políticas que promueven la inserción educativa de las madres jóvenes, una estudiante de tercer año del profesorado de educación primaria del Normal Nº 2 denunció que no le permitieron completar un trámite administrativo en la escuela porque estaba acompañada de su hijo, un niño de 18 meses. En esa escuela no sólo no se puede ingresar con bebés, tampoco se pueden hacer trámites en short.

Daniela Gili tiene 28 años y empezó el profesorado en 2012 porque, dice, confía plenamente en la educación como una herramienta de cambio. El segundo año de la carrera lo cursó embarazada, pero con el nacimiento del bebé se le hizo difícil mantener el ritmo de estudio y asistencia a clases. Por eso, decidió esperar a que el niño creciera y retomar este año la carrera.

Para eso, se acercó hace tres días al Normal Nº 2 (Córdoba y Balcarce). Apenas tenía que completar una ficha de reinscripción y dejar las fotocopias de algunos documentos, y como no tenía con quien dejar al niño, lo llevó. Sin embargo, ni bien llegaron a la puerta de la escuela no los dejaron entrar.

"Me dijeron que estaban reinscribiendo pero que no podía con mi hijo, que estaba tranquilo en mis brazos. Pedí hablar con la directora y, sin abrirme la puerta, me dejaron esperando mucho tiempo. Y cuando finalmente estaba por hacer el trámite, vino una mujer y nos dijo que las madres con hijos y las chicas que tienen short, se retiren inmediatamente de la institución y que, cuando las madres concurran a la escuela, dejen a sus hijos con alguien. Me puse a llorar de la bronca", cuenta Daniela, un poco más calmada, sentada en el comedor de su casa de la zona sur mientras el niño escucha música sentado en un almohadón.

Según advierte la joven, en medio de la embestida fue inútil explicarle a la mujer que ella sólo quería hacer un trámite breve. "Finalmente, una chica me dijo que le deje el papel y que ella lo entregaba por mi. Así que la esperé afuera de la institución, con el bebé, al lado de las chicas con short y madres con bebitos, y pude reinscribirme gracias a ella", dice.

El cartel. Mientras esperaba, Daniela notó que en los pizarrones informativos de la escuela colgaba un cartel "dirigido a las estudiantes del profesorado que dice que a la escuela le gustan mucho los chicos, pero que las madres estudiantes no pueden ingresar con ellos".

La joven entregó ayer una carta en la Mesa de Entradas de la sede local del Ministerio de Educación provincial. Relata el incidente y pide que las instituciones se adapten a la realidad de las alumnas de este siglo. "Hay muchas madres estudiantes y parecería que a la mayoría de las personas que están a cargo de los profesorados no les importan los sentimientos, los deseos y utopías de los estudiantes. Se olvidan de que la docencia es una vocación, es una herramienta para ayudar, valorar, aprender, hacer, para cambiar", afirma.

En la Regional VI de Educación, el supervisor recibirá hoy a la joven y a las autoridades de la escuela. Y en el tema intervendrá también el Instituto Municipal de la Mujer. "La mayoría de los alumnos del profesorado somos mujeres y gran parte también mamás. Ayer una compañera me dijo que otras chicas que fueron a hacer trámites se tuvieron que quedar en la puerta con sus hijos y esto no puede seguir pasando", se queja.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS