La ciudad

En el Día de la Tierra, chicos rosarinos llamaron a cuidar el planeta y limpiar el barrio

En el Día Mundial de la Tierra, los alumnos de la Escuela Nº 1.254 Tomás Espora hicieron un llamado de atención sobre la limpieza de la ciudad. Con carteles, una murga, disfraces y cabezudos recorrieron las calles del barrio 1º de Mayo de la zona oeste, se reunieron en la plaza "La Esperanza", dándole una mirada local a la jornada internacional por el cuidado planeta.

Martes 22 de Abril de 2008

En el Día Mundial de la Tierra, los alumnos de la Escuela Nº 1.254 Tomás Espora hicieron un llamado de atención sobre la limpieza de la ciudad. Con carteles, una murga, disfraces y cabezudos recorrieron las calles del barrio 1º de Mayo de la zona oeste, se reunieron en la plaza "La Esperanza", dándole una mirada local a la jornada internacional por el cuidado planeta.

"Los chicos de la escuela Tomás Espora estamos trabajando para mantener limpio el barrio", decía uno de los volantes que repartieron entre los vecinos y donde también pedían la colaboración de la comunidad para mantener la limpieza del lugar.

"Es una buena idea porque así nos escuchan más lo que queremos expresar", dijo Andrea, una de las alumnas de 6º de la escuela de la zona norte de Rosario (Superí al 2400) que acompañó la marcha junto a sus compañeros. Otros de sus compañeros no dejaron de mencionar la quema de pastizales y la contaminación ambiental provacada por el humo.

También se sumaron los nenes del Jardín Nº 235 y un grupo de estudiantes de la Técnica Nº 342. La idea estuvo acompañada por la vecinal, la parroquia, la secretaría de Política Ambiental de la municipalidad y otras entidades de vecinos que no quisieron quedar afuera de la iniciativa. Maestras y porteras caminaron al lado de los chicos, con pancartas y haciéndose oír con redoblantes fabricados en la clase de tecnología. Y además de pedir que los vecinos se comprometan más con el cuidado del lugar, también se escuchó que "la Municipalidad recoja más seguido los residuos, coloque más contendores de basura y
esté más cerca del barrio".

Las docentes se mostraron felices de lo que denominaron "un trabajo integral", porque ningún área quedó al margen de lo que se trabajó en las aulas. Ahora esperan que con el tiempo se vea el resultado de semejante compromiso de sus alumnos con el cuidado del medioambiente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario