La ciudad

En el Café de la Flor ya había problemas eléctricos desde días antes de la tragedia

Así lo aseguraron músicos que actuaron allí. "La tensión bajaba todo el tiempo y había olor a cable quemado", recordaron. El grupo publicó un emotivo mensaje en su página de Facebook.

Jueves 15 de Octubre de 2015

El Café de la Flor, el bar donde la madrugada del lunes pasado un músico recibió una descarga que le costó la vida, tenía inconvenientes en el sistema eléctrico desde varios días antes de esa noche trágica. Así lo señalaron los integrantes de bandas que habían tocado en el local el viernes y el sábado anteriores al siniestro en el que falleció Adrián Rodríguez, bajista de Raras Bestias. "La tensión bajaba todo el tiempo, los equipos no sonaban y había olor a cable quemado. Los sonidistas enchufaban y desenchufaban cosas, no sabían cómo solucionarlo", contó uno de los músicos.

El próximo martes, integrantes de distintas bandas organizaron una marcha para reclamar justicia por Adrián Rodríguez y mejores condiciones de trabajo (ver aparte). Anteayer por la tarde tuvieron una extensa asamblea de la que participaron varios músicos que habían tocado en el bar de Mendoza al 800 en las primeras jornadas del fin de semana largo, y allí advirtieron que los problemas en el sistema eléctrico del bar llevaban varios días.

"Quienes tocamos el viernes ya tuvimos inconvenientes", contó a LaCapital David Herasimovich (Caleff), baterista de Hermanos de Sangre, de tributo a Viejas Locas. El grupo participó de la fiesta que reunió a tres bandas y más de 200 personas ese día en el bar.

Fueron los primeros en subir al escenario, pero después del quinto tema tuvieron que interrumpir el show. "La tensión bajaba todo el tiempo, los equipos no sonaban y había olor a cable quemado. Los micrófonos se cortaban y no se escuchaba nada. No entendíamos nada y los sonidistas enchufaban y desenchufaban cosas, no sabían cómo solucionarlo", recordó Herasimovich.

Después de unos 20 minutos, la banda volvió a salir al escenario y siguió el show. "Cuando nos enteramos lo que le había pasado a Adrián, lo primero que pensamos es que lo mismo nos podría haber pasado a nosotros", advirtió el músico.

Sin cortacorriente. La existencia de desperfectos en la red eléctrica del bar cultural previos a la trágica madrugada del lunes, podrían haber sido la causa por la cual alguien tomó la decisión de desconectar el cortacorriente, tal como se comprobó en una inspección realizada en el lugar horas después del incidente.

El secretario de Control del municipio, Pablo Seghezzo, remitió ayer a la fiscalía los informes de la auditoría donde se constata que en el tablero eléctrico del bar el disyuntor estaba colocado pero no conectado. El aparato, que frente a cualquier desperfecto anula el sistema eléctrico, se había reemplazado por una llave térmica, mucho menos sensible a cualquier problema en la red.

Además de este informe, el funcionario elevó los detalles de inspecciones previas realizadas en el bar cultural que no encontraron irregularidades. Y los antecedentes de la habilitación del lugar.

El Café de la Flor renovó su habilitación (Nº 2.182) en 2013. El permiso para funcionar como bar con amenización musical y espectáculos en vivo figura a nombre de una sociedad de hecho formada por José Pablo Buzzo y Paulo Andrés Galletti.

Ambos presentaron ayer en la Fiscalía los documentos que demuestran que habían vendido el bar en julio a Ariel Scharf, pero por una cuestión burocrática la habilitación sigue a su nombre.

Recibió la descarga tras salvar al guitarrista

En Facebook, el grupo Raras Bestias publicó ayer un comunicado con un emotivo recuerdo a Adrián Rodríguez, el bajista que falleció tras recibir una descarga eléctrica. "El domingo, el sistema perdió a un trabajador comprometido, que de lunes a sábado cumplía horario para ganarse la vida. La música perdió a un bajista dedicado y pasional, que disfrutaba de tocar cualquier tema en compañía de los suyos. Pero muchos, el domingo pasado, perdimos a un amigo. Un amigo se nos fue delante nuestro", dice el escrito. Además expresa que "no hay dudas" de que una falla técnica generó el siniestro que terminó con la vida del joven de 35 años. Y explica cómo se desencadenó la tragedia. "La primera descarga la recibe Gonzalo (Agustín), nuestro guitarrista. Adri, en el afán por salvarlo, recibe la descarga mayor, que es lo que le cuesta la vida". Aún así, después del incidente, "en ningún momento las luces se apagaron ni hubo señal alguna de que el lugar contaba con las normas de seguridad para afrontar una situación de esta índole", remarca el comunicado. Y finaliza con una convicción. "Es menester que todas las bandas nos abracemos y digamos basta a la precarización". Después de todo, afirma: "Los codiciosos ven en nuestro entusiasmo nada más que un negocio, y como tal, sólo preocupan los dividendos".

Marcha de silencio por Adrián

En silencio y con las remeras de sus artistas favoritos. Así marcharán el martes músicos locales, productores culturales y fanáticos de las bandas rosarinas. La concentración será en la plaza Pringles, a las 18, para recorrer después la peatonal Córdoba hasta el edificio del Palacio Municipal. “Queremos pedir justicia por Adrián Rodríguez y también denunciar la responsabilidad del municipio y los propietarios del lugar en el siniestro, porque alguien que sólo quería dejar el alma arriba del escenario no merece morir así”, apuntó Valeria Báez, una de las organizadoras de la manifestación. Con la certeza de que “los micrófonos no matan, pero la negligencia sí”,  la manifestación promete ser masiva.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS