La ciudad

En dos años el municipio clausuró 55 pensiones en toda la ciudad

Incumplían con normas de higiene y seguridad. Y varias ni siquiera tenían habilitación. Sus inquilinos pagan de 1.500 a 5 mil pesos por una pieza.

Viernes 18 de Mayo de 2018

Problemas de salubridad, ausencia de matafuegos, cables de la luz pelados, falta de higiene, un solo baño para decenas de inquilinos, hacinamiento, conexiones defectuosas y falta de habilitación. En los últimos dos años, la Municipalidad realizó 55 clausuras a inmuebles que funcionaban como pensiones, muchas de ellas en forma irregular o precaria de un universo de casi un centenar registradas en las oficinas públicas. El dato surge tras los operativos que ordenó la Justicia el martes pasado. Una ONG estima que por una pieza se paga entre 1.500 a 5 mil pesos al mes, en un marco de precariedad y sitios que funcionan como aguantaderos.

Según datos de la Secretaría de Control y Convivencia, en la ciudad existe un centenar de pensiones con habilitación para funcionar. Sin embargo, las tareas de fiscalización han derivado en 55 clausuras en los últimos dos años, ya sea por falta de inscripción oficial, o bien por irregularidades serias como colapso en los servicios, falta de higiene y seguridad y hacinamiento.

El martes pasado, el fiscal de Flagrancia, Matías Edery, estuvo al frente de allanamientos en nueve inmuebles en el marco de una investigación por lavado de activos "por aproximadamente 70 millones de pesos".

En la operatoria se persiguió la pista por venta de cereal en negro, y se está a la búsqueda de un familiar de un ex jefe policial fallecido que posee una pollería mayorista y que hace varios años apareció mencionada en numerosas denuncias por regentear una red de pensiones clandestinas y hurto de energía.

Lo que la Justicia puso en el tapete esconde un submundo donde conviven historias de desesperación, marginalidad, vidas al intemperie mezcladas con oportunistas, violentos y reñidos con la ley.

En estos hospedajes, quien busca refugio debe pagar al menos 1.500 pesos y puede destinar hasta 5 mil mensuales en una habitación más acomodada del centro, con servicio de TV por cable.

"En la mayoría de los casos, no cuentan con baño privado, la cocina se comparte y generalmente los sitios incumplen con la normativa municipal", indicó el secretario de la Concejalía Popular, Ariel Dorazio.

Detalló que "una de las problemáticas más fuertes es el maltrato a los inquilinos, la expulsión a la calle de un día para el otro y en muchas pensiones no aceptan familias con niños, en situaciones de extrema discriminación".

Necesidad de un techo

La vulnerabilidad y las condiciones deplorables de hábitat se potencian en los barrios. "Hay muchísima irregularidad de personas que regentean pensiones sin ser los titulares del inmueble y cobran por habitación sin ningún tipo de regulación. Hay gente que usurpa casas y luego las alquila en medio de la desesperación de muchos inquilinos, que aceptan las condiciones porque no les queda otra", relató Dorazio. Recordó un caso en inmediaciones de Mendoza y Donado, donde funcionaba una pensión trucha "que era un aguantadero de delincuentes, cuando alrededor muchas familias estaban hacinadas. La informalidad siempre castiga al más débil", mencionó.

En 2016, la ONG había hecho un relevamiento entre 150 hospedajes del centro, macrocentro y barrios de Rosario. En el estudio se dedujo que casi un 30 por ciento de los alojamientos estaban en un estado de funcionamiento deficiente, pero hubo casi un 12 por ciento que presentaba un estadio "muy deficiente".

El informe indicaba que sólo dos pensiones contaban con baños privados; en el resto, un gran porcentaje no tenían más de dos baños para la totalidad del alojamiento. Lo mismo pasa con las cocinas, todas a compartir. Entre los casos emblemáticos figura la pensión de Pitágoras 7451. La última violación de clausura fue el 2 de marzo de 2017. En 2013 se encontraron 14 familias entre sus 35 habitaciones, y pese a que se había anunciado su demolición, siguió activa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});