La ciudad

“En Cuba la violencia de género no representa un problema social”

Aleida Guevara March afirma que la educación y la cultura jugaron un rol clave en la lucha de las mujeres contra el machismo.

Lunes 08 de Junio de 2015

La hija mayor que Ernesto Che Guevara tuvo con su segunda mujer, Aleida March, vino la semana pasada a Rosario para participar de la imposición del nombre de su padre al auditorio de la Facultad de Medicina. “Embajadora de la revolución cubana”, como ella misma se presenta, Aleida Guevara March accedió a un breve diálogo con La Capital justo el día en que se organizaba la marcha Ni Una Menos en la ciudad. Tras excusarse de participar de la concentración por razones diplomáticas, Aleida afirmó que “en Cuba, como en todas partes, también puede haber algún caso de violencia de género, pero muy aislado, por lo que no representa un problema social ni de salud”. Y atribuyó el fenómeno al hecho de que “la educación es algo muy básico” en su país y “la revolución logró aumentar el nivel cultural del pueblo: cuanto más culto el hombre, decía José Martí, más controla la bestia que lleva adentro”. Así y todo, recordó que las cubanas desplegaron “por años luchas importantísimas” para contrarrestar el machismo heredado.

—No es la primera vez que en Rosario se impone el nombre de Che Guevara a un espacio público, una decisión que no responde precisamente a que sea una sociedad que acuerde totalmente con el ideario guevarista.¿Cómo lo interpreta?

—Cada cual toma del Che lo que más le conviene, pero si toman lo mejor —la generosidad, la solidaridad, la valentía— ya es bastante. A veces ni tú misma sabes qué ideología tienes. Te debes hacer preguntas básicas: ¿qué quieres para tu pueblo?, ¿quieres una salud y una educación gratuitas y al alcance de todos?, ¿quieres ser dueña de tu tierra y no que la exploten transnacionales que se llevan lo que produces? Eso es socialismo, eso representa el Che.

—¿Y el hecho de que la imagen de su padre se haya banalizado a través del consumo?

—En el Centro de Estudios Che Guevara radicado en La Habana tratamos de imponer normas en ese sentido. No aceptamos una explotación indiscriminada de la imagen de mi papá, ni queremos dinero tampoco. Queremos respeto, que es algo mucho más difícil de alcanzar en este mundo capitalista donde a veces se vende hasta la madre, ¿no? Ahora, si un joven usa  una camiseta y tú le preguntas por qué y te responde que porque en algún sentido quiere ser como él, entonces vale la pena.

—Al final del acto, en el auditorio, usted mostró un cartel con el lema Ni Una Menos, por la marcha organizada contra la violencia de género. ¿Asistirá? ¿Y cómo está esa problemática en Cuba?

—No puedo asistir, porque al tener pasaporte diplomático sería una injerencia en asuntos de otro país. En Cuba, como en todas partes, también puede haber algún caso de violencia de género, pero muy aislado, por lo que no representan un problema social ni de salud. Porque la educación es algo muy básico en mi país y la revolución ha logrado aumentar el nivel cultural del pueblo: cuanto más culto es el hombre, decía José Martí, más controla la bestia que lleva adentro. Es algo que se enseña en la escuela primaria desde que son muy chiquitos: Martí decía que los niños no podían pegarle a una niña ni con el pétalo de una rosa. Así se logra una sociedad mucho más tranquila y respetuosa. Y además la revolución creó la Federación de Mujeres Cubanas para saldar el machismo que efectivamente existía. Por años tuvimos luchas importantísimas y creo que hoy tenemos los mismos derechos y los mismos deberes, pero somos protegidas.

—¿Qué opina del proceso de descongelamiento de relaciones que se está dando entre Cuba y EEUU?

—Menos más que no has usado la palabrita apertura, que usan muchos. Porque si hay una apertura es de los gringos, que son los que impusieron el bloqueo. Entonces, que por una vez en la historia hoy reconozcan que es una política absurda, criminal y que no les ha dado ningún resultado, ya es algo válido. Ahora, de aquí a que nos quiten el bloqueo hay un trecho. Venimos trabajando en ese sentido. El 21 de mayo se reunió una comisión de trabajo con representantes de los dos países presididos por mujeres que llevan la voz de mando. Josefina Vidal dio unas declaraciones fantásticas: en primer lugar, que se sentaron a la mesa con respeto, algo que con EEUU no es fácil. Luego, que nos acaban de quitar de la lista de los países terroristas, última excusa que tenían para sostener el bloqueo, por tanto deberá comenzar a desaparecer ya esta ignominia. Ahora, cómo se van a implementar las cosas, aún no lo sabemos. Sí que estamos en condiciones de mantener buenas relaciones, pero sin condicionamientos, porque Cuba es independiente y soberana. Nos respetan o no nos tienen como amigos. Pero sabemos que quitar el bloqueo significará que mañana florezca en un 100% la economía cubana.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS