La ciudad

En cinco años Rosario logró diez fallos condenatorios por trata

Desde la aprobación de la ley nacional, hubo en todo el país 106 sentencias, con 220 imputados y 565 víctimas involucradas.

Jueves 09 de Julio de 2015

Desde la aprobación de la ley nacional 26.364 que condena la trata de personas, la Justicia Federal de Rosario logró diez sentencias condenatorias, lo que ubica a la ciudad a la par de jurisdicciones como Comodoro Rivadavia y Paraná, y detrás de Mar del Plata, donde sumaron 14 fallos. En todo el país, hubo 106 las resoluciones, que involucraron a 220 personas, que en el 85 por ciento de los casos recibieron sentencia por el delito de explotación sexual y recibieron penas que promedian los cinco años de prisión. Las víctimas sumaron 565, 80 por ciento mujeres y la mayoría de Bolivia y Paraguay.

Esta radiografía fue presentada en el "Informe sobre las primeras 100 sentencias condenatorias por trata de personas", que llevó adelante la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas del Ministerio Público Fiscal de la Nación (Protex). El relevamiento parte de la sanción en 2008 de la ley 26.364 de prevención y sanción de la trata de personas y asistencia a las víctimas, ampliada en 2012 luego del primer fallo absolutorio de los 12 imputados en el paradigmático caso de Marita Verón.

Evaluación. Para mensurar los resultados, la Protex cita el informe de la ONU, que plantea preocupación por el juzgamiento del delito de trata en el mundo de 2012 a 2014.

Allí, indica que en un 17 por ciento de los países no hay condenadas, otro 16 por ciento registra menos de diez condenados por año, un 26 por ciento obtuvo entre 10 y 50 condenas anuales, y sólo el 15 por ciento tiene más de 50 condenados por año, entre ellos Argentina con 55 sentenciados en 2014.

A nivel local, la titular del Instituto Municipal de la Mujer (IMM), Andrea Travaini, y la concejala radical María Eugenia Schmuck, consideraron por lo menos exiguos los resultados de la Justicia Federal (ver aparte).

Los resultados concretos en todas sus jurisdicciones indican que de un total de 122 causas sólo 16 casos terminaron en absolución, y se alcanzaron 106 fallos condenatorios —sin contar los llamados "delitos conexos"—, lo que involucró a 220 personas. Y destacan que en el 85 por ciento de los casos los dictámenes fueron por explotación sexual y apenas un 15 por ciento por explotación laboral.

Si bien la norma se aprobó en 2008, en 2009 hubo apenas 3 sentencias, número que se incrementó a 15 en 2010, 25 en 2011, 19 en 2012 y 21 en 2013. El año pasado hubo 23 condenas a 55 imputados.

Mar del Plata fue la que mayor número de sentencias obtuvo con 14 dictámenes; le siguen Rosario, Paraná y Comodoro Rivadavia con 10, y La Plata con 9. El informe pone en juego el número de procesamientos, y aclara que, si bien Capital Federal sólo suma dos sentencias, tiene 49 procesamientos a la espera de una resolución.

A nivel nacional, detalla que de los 394 procesamientos registrados, 122 causas llegaron a sentencia y 106 finalizaron con condenas. En el caso de Rosario, de 13 procesamientos, hubo 10 sentencias.

Perfiles. Como característica, el informe marca que se trata de un delito que se configura con autoría plural y múltiples víctimas El 63 por ciento de las causas tiene dos o más imputados.

En este caso, de los 220 condenados en los últimos cinco años, el 63 por ciento corresponde a varones y el 37 por ciento a mujeres, éste último un promedio por encima de la media del resto de los delitos. La pena promedio "está en torno a los cinco años, pero existe una tendencia muy marcada a fijar condenas por cuatro años", indica el informe. Penas "graves, pero no severas", agrega.

Así como los condenados son mayoritariamente argentinos, las víctimas son extranjeras. Suman un total de 565 personas, un 80 por ciento mujeres y un 82 por ciento mayores de edad, de las cuales apenas 122 son argentinas, ya que 215 provienen de Bolivia y otras 128 de Paraguay. A la hora de analizar los elementos de prueba más valorados por el tribunal, su testimonio aparece en el análisis cualitativo del informe como un punto "fundamental".

Piden que haya más coordinación entre los fueros federal y provincial

Que Rosario haya sumado en cinco años diez condenas por el delito de trata y explotación de personas puede ser medio vaso lleno o medio vaso vacío. Para la concejala radical María Eugenia Schmuck, lisa y llanamente "es nada", e insistió en que "falta capacitación y coordinación" en los fueros federal y provincial. La directora del Instituto de la Mujer del municipio, Andrea Travaini, consideró que "por el trabajo que se viene realizando desde el municipio con la Dirección Provincial de Trata, podrían esperarse más sentencias"; mientras que la concejala por el Frente para la Victoria Norma López apuntó al fortalecimiento de la Justicia Federal, pero también de las acciones de los gobiernos locales.

"Tanto la Justicia Federal como la provincial dejan mucho que desear en las condenas de trata de personas", disparó la concejala radical, y apuntó que hay "muchas denuncias que duermen en los Tribunales provinciales y deberían haber sido informadas al fuero federal".

Schmuck consideró que las diez condenas registradas en Rosario "no son nada en relación a la cantidad de denuncias que se vienen haciendo", y recalcó que "entre la trata y el facilitamiento de la prostitución hay un límite muy fino desde la última reforma de la ley".

Criticó las penas al decir que "son tan exiguas que el condenado por trata tiene la misma pena que quien roba una vaca".

La titular del Instituto de la Mujer aclaró que "para valorar el número de condenas en Rosario habría que conocer la cantidad de denuncias e investigaciones que la Dirección de Trata derivó a la Justicia y tienen sentencia definitiva", pero así y todo aseguró que "por el trabajo que se viene realizando, podría esperarse un mayor número de sentencias y condenas más duras".

"El delito de trata de personas no es prioridad en la Justicia Federal y eso no escapa a las violencias que sufren las mujeres, el acceso a la Justicia sigue siendo uno de los problemas. A ellas les sigue costando que la Justicia les crea y las proteja", afirmó.

La mirada de la concejala del Frente para la Victoria fue la del medio vaso lleno. "No sé si diez condenas es mucho o poco, lo que está claro es que aparece como algo cuando antes no teníamos nada", señaló López. Sobre la posibilidad de seguir avanzando en mayores condenas, la edila consideró que eso "también depende en gran parte del compromiso de la ciudad y la articulación que los gobiernos locales hagan tanto con la Justicia Federal y provincial como con el gobierno nacional".

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario