La ciudad

En barrio Malvinas vivir y circular por sus calles es una pesadilla

Embotellamientos, bocinazos, casi un choque por día y varios robos. Vecinos y comerciantes de la zona de Ingeniero Thedy y Vélez Sarsfield padecen esos inconvenientes desde hace un mes...

Miércoles 30 de Marzo de 2011

Embotellamientos, bocinazos, casi un choque por día y varios robos. Vecinos y comerciantes de la zona de Ingeniero Thedy y Vélez Sarsfield padecen esos inconvenientes desde hace un mes, cuando el acceso por avenida Carballo quedó clausurado por el inicio de obras de infraestructura y los vehículos se ven obligados a continuar por Vélez Sarsfield. En la Secretaría de Obras Públicas del municipio estimaron que la interrupción de la circulación se mantendrá por seis meses, pero los vecinos ya advierten que la situación “es insoportable”.
  La complejidad de esta coyuntura se hace evidente con sólo ver una cifra. El director de Seguridad y Circulación Vial, Roberto Fain, estimó que a diario unos 20 mil autos circulan por allí para llegar desde el centro hasta las zonas norte y noroeste de la ciudad, por lo que admitió que “por momentos, la circulación en ese punto es complicada”, y pidió utilizar vías alternativas.
  Las obras sobre Carballo comenzaron a fin de febrero y a partir de ese momento el ingreso a la arteria por Thedy quedó cerrado. El secretario de Obras Públicas, Omar Saab, quien recorrerá hoy la zona con el intendente Miguel Lifschitz, remarcó que “es una obra de mucha complejidad, que incluye colectoras, la duplicación de la traza y la construcción de conductos pluviales, lo que hace imposible y peligroso la circulación de vehículos por el lugar”.

Tierra y bocinas. Justo en la esquina de Thedy y Vélez Sarsfield, donde se produce el desvío y los enormes embotellamientos, funciona una agencia de alquiler de vehículos. Ezequiel está al frente del local y asegura que además de “tierra y bocinazos”, se produce “casi un choque por día”.
  “El mediodía y la última hora de la tarde son los peores momentos. Se juntan cantidad de vehículos, no se respetan los semáforos, para los peatones es imposible cruzar y en ese caos, chocan”, relató el joven.
  A su comercio en particular, la entrada y salida de vehículos desde el garaje que tienen sobre Vélez Sarsfield se torna cada vez más compleja. “La verdad es que si me devuelven un auto a las seis de la tarde, es imposible entrarlo a la cochera con este nivel de tráfico”, aseguró.
  A pocos metros Victoria atiende el quiosco de sus suegros. “Ya nadie para a comprar en el negocio, pero además es un peligro porque no hay inspectores y el tránsito es un caos. Las motos circulan por la vereda como si fueran calles”, relató del otro lado de la ventana.
  Para la joven de 29 años que además vive en la casa del primer piso que está sobre el quiosco, descansar es una utopía. “Al mediodía y a la noche los ruidos son infernales. Y los fines de semana, lejos de mejorar, es mucho peor”, afirmó.

Arrebatos. En ese marco, los embotellamientos se convirtieron en el escenario ideal para los ladrones, que ya llevan varias intervenciones a lo largo de Vélez Sarsfield. “Ya van tres veces que, cuando se amontonan los autos y no pueden avanzar, aparecen ladrones en moto, rompen el vidrio de algún auto y roban las carteras”, contó Alan, quien atiende un almacén sobre esa calle.
  Quedó como anécdota durante el fin de semana de carnaval el robo a una mujer que se estaba por ir a la Costa Atlántica y que llevaba el dinero y el pasaje para su viaje en la cartera que le robaron. “Se tuvo que volver a su casa”, recordó Daniel, que recorre el barrio haciendo el reparto del pan.

Vías alternativas. El responsable de Seguridad y Circulación Vial reconoció la “complejidad” de la situación y pidió “colaboración a los automovilistas” para que usen vías alternativas.
  En ese punto, Fain detalló que “una de las posibilidades es venir por avenida de la Costa, tomar Francia, la rotonda y circular por Central Argentino (la calle que está detrás del Shopping Alto Rosario) hasta avenida Alberdi”.
  Otra alternativa es circular por Mongsfeld, que está paralela a las vías del ferrocarril en el parque Scalabrini Ortiz, y desde allí empalmar directamente con avenida de la Travesía para llegar a la zona noroeste; y para ir a la zona norte tomar directamente el Cruce Alberdi. La última opción “es llegar hasta Avellaneda y desde ahí distribuirse a diferentes puntos de la ciudad y evitar el congestionamiento de Vélez Sarsfield”. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario