La ciudad

El uso del espacio público es el principal tema de disputa entre los vecinos

Siete de cada diez problemas atendidos en las oficinas de mediación del municipio se originan en la apropiación de veredas y calles.

Domingo 14 de Enero de 2018

Talleres mecánicos que acumulan autos en la vía pública, maquinarias usadas en horarios inconvenientes y hasta ruidos molestos generados por iglesias los fines de semana son algunos de los temas más recurrentes que trató la oficina de Mediación de Conflictos entre vecinos de la Municipalidad. En total, el año pasado hubo más de dos mil mediaciones realizadas en los seis distritos de la ciudad. De este total, el 70 por ciento se originó en problemas relacionados al uso del espacio público, con las veredas a la cabeza.

La verdulería que ocupa con duraznos, zapallitos y tomates toda la esquina; el súper que obstruye la calle con la carga y descarga de proveedores o el auto estacionado en la vereda por miedo a los robos. Todos estos temas generan discordia entre vecinos. Y, para resolverlos, el municipio creó hace tres años oficinas de mediación en los seis centros municipales de distrito.

Julia Cardozo coordina el equipo de la oficina de mediaciones. La abogada destacó que el 80 por ciento de los casos que se presentan a las oficinas logran resolver el conflicto y detalló que el año pasado implementaron nuevas estrategias para las mediaciones en las que elaboraron "códigos de convivencia" para el barrio.

Las mediaciones, que son voluntarias y gratuitas, sirven como una herramienta para que las partes se reconozcan entre sí. A tal magnitud llega el sistema que, por ejemplo, en casos puntuales en los que las maquinarias eran las protagonistas, se acordó que las empresas que las utilizaran coloquen doble vidrio en las viviendas de los vecinos afectados para reducir el impacto sonoro.

Los actores de la mediación firman un documento del acuerdo. En él, pueden ver la propia decisión que tomaron entre ambos.

Cardozo destacó que "después que ambas partes firman las actas, les pedimos que nos comuniquen si cumplieron con lo acordado porque queremos chequear que los acuerdos se cumplan y encontrar una solución al problema".

El objetivo del trabajo "es que la gente pueda acordar pero, además, de que reconozcan al otro. Los mediadores no somos jueces ni decimos cuáles son las normas", recalcó.

Iglesias ruidosas

Uno de los temas que con frecuencia se lleva a mediación es la queja por el alto volumen de los templos durante los fines de semana en algunos barrios.

"Hacen una labor importante socialmente pero, muchas veces, los vecinos se molestan por el sonido de las campanas o por la música en los cultos, porque llevan baterías y hacen cantos", aclaró Cardozo.

Sobre las quejas, dijo que "muchas veces" los vecinos que se encuentras cerca de los templos aseguran que las iglesias emiten ruidos molestos durante el fin de semana. "Tratamos de conciliar y establecer códigos de convivencia. Casi siempre vienen los pastores y los vecinos y hay casos en los que se ha llegado a un acuerdo".

Talleres

Otro punto que genera discordia en los barrios es el de los talleres mecánicos: con la gran cantidad de autos que acumulan en la vía pública para reparar, impiden la libre circulación.

"En este caso, se trata de que el taller comprenda que no puede haber continuamente un oficial de tránsito vigilando de que no se cometa una infracción", opinó Cardozo, a lo que agregó que "se deben dar cuenta de la situación, de que hay gente que se queja".

También destacó que otra problemática son los ruidos que generan determinadas maquinarias en esos talleres. Para retratarlo, contó un caso: "Una familia tenía un bebé de cuatro años y se quejaba porque en el taller se usaba una maquinaria en un horario determinado que no dejaba dormir al bebé. El mecánico, conoció a la familia, estuvo charlando y se puso en el lugar del otro. De esa manera, se planteó realmente que iba a tratar de cambiar los horarios y a respetarlos".

Para la coordinadora de las oficinas municipales, "el trabajo de los mediadores ayuda a los vecinos a tomar conciencia de sus propias capacidades para resolver sus conflictos sin la intervención de una autoridad superior. Lo pueden hacer en base a la construcción de acuerdos que sean buenos para ambas partes", finalizó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario