La ciudad

El transporte local apuesta a la reforma tributaria para superar una aguda crisis

El proyecto que impulsa el gobierno exime al sector de pagar ingresos brutos. De ese modo, los colectivos locales se ahorrarían unos cinco millones de pesos anuales.

Sábado 21 de Abril de 2012

De prosperar la reforma tributaria enviada por la Casa Gris a la Legislatura, el transporte urbano de Rosario se ahorrará unos cinco millones de pesos anuales. La iniciativa oficial promueve eximir al sector del impuesto a los ingresos brutos, que actualmente paga una alícuota del 1,5 por ciento de la recaudación. "Es un reclamo histórico de la ciudad que si se concreta reducirá un poco el déficit del sistema", ponderó la gerenta del Ente de Transporte, Mónica Alvarado. La medida atenuaría una nueva suba de costos que se registró en el último bimestre.

El proyecto que el gobierno provincial remitió el miércoles al Senado no sólo incluye aumentos en los montos que pagarán los contribuyentes en concepto de inmobiliario urbano y rural; también contempla reducciones en la carga impositiva para sectores estratégicos de la ciudad, como el transporte urbano de pasajeros.

La propuesta de la gobernación apunta a dejar de cobrarle a las empresas del sector el 1,5 por ciento de la recaudación a través de ingresos brutos. De acuerdo a las estimaciones del Ente, el ahorro mensual que generaría esta medida sería de unos 420 mil pesos, o sea algo más de cinco millones de pesos anuales.

Para Alvarado, de sancionarse este aspecto de la reforma tributaría "sería una muy buena noticia para el transporte de Rosario. Se trata de un reclamo histórico que viene haciendo la ciudad y que ayudaría a reducir el déficit en la estructura de costos".

Según los cálculos de la Secretaría de Servicios Públicos, si las tres empresas locales del transporte (Rosario Bus, Semtur y La Mixta) dejan de pagar Ingresos Brutos, el costo neto del boleto se abaratará en cinco centavos.

De avalar senadores y diputados la iniciativa del gobierno de Antonio Bonfatti, disminuiría el impacto del último incremento de costos. En ese sentido, esta semana el directorio del Ente de Transporte aprobó los estudios del bimestre enero-febrero que arrojaron como principal resultado una tarifa real de $2,98, unos 27 centavos más que el período noviembre-diciembre.

En los meses de referencia se incrementaron los valores que pagan las empresas del sector para adquirir gasoil, el material carrozado y se registró una leve baja de los aportes del gobierno nacional en concepto de subsidios.

El último estudio de costos no incluyó los mil pesos a cuenta de futuros aumentos salariales que vienen reclamando los choferes nucleados en la UTA. Al respecto, la gestión que lidera la intendenta Mónica Fein aguarda que lleguen las partidas de Nación para financiar íntegramente ese pago.

Por lo pronto, el valor arrojado por el último estudio de costos, dejó a la jefa comunal a las puertas de quedar habilitada a un nuevo incremento de la tarifa que pagan los rosarinos que viajan en colectivo. Ocurre que el desfasaje entre costo neto y tarifa real llegó al 11 por ciento y de acuerdo a la polémica delegación de facultades que cedió al Concejo al Ejecutivo, el municipio puede subir el boleto cuando la brecha llegue al 15 por ciento.

No obstante ello, desde el Palacio de los Leones aclararon a La Capital que en lo inmediato no está previsto un ajuste en la tarifa de colectivos. La Intendencia esperará mayores novedades de parte de Nación respecto al sistema Sube, que pasará de subsidiar a las empresas a los usuarios.

Además, Fein ya utilizó los superpoderes el 16 de marzo pasado cuando subió la tarifa en promedio un 17,5 por ciento, llevando el boleto convencional a los actuales $2,70.

Polémica por los costos

El concejal justicialista, Osvaldo Miatello, representante de la oposición en el Ente de Transporte, volvió a votar en contra del estudio de costos efectuado por personal técnico del organismo. En la reunión de directorio del pasado martes, el edil del PJ no convalidó con su voto el informe que arrojó un costo neto de $2,98.

En diálogo con La Capital , Miatello explicó que su voto en contra se debió “fundamentalmente a la negativa del socialismo a suministrar información detallada de cada una de las empresas del transporte respecto a su estructura de costos. Esos datos son fundamentales para entender el sistema”.

Miatello comentó que un día antes de reunirse el directorio del Ente, en la comisión de Servicios Públicos del Concejo la oficialista Clara García no accedió al planteo del PJ para aprobar un pedido de informes al Ejecutivo, alegando que la Intendencia pretende presentar un trabajo más integral que incluya cuadros comparativos respecto a cómo distribuye la Nación los subsidios a todo el país.

Según Miatello, “la única empresa privada del transporte en Rosario tiene costos muy por debajo de la estatal Semtur y la Mixta. Lo que estamos pidiendo, como derecho de acceso a la información pública, es conocer los números de cada empresa por separado antes de aprobar los estudio de costos”, agregó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario