La ciudad

El tradicional bulevar Oroño empezó a transformarse en un paseo comercial

Entre Mendoza y el río, Oroño ya suma una centena de locales comerciales y apuesta a seguir creciendo, convirtiéndose en el eje de un paseo que mezcla tradición y vanguardia.

Domingo 28 de Junio de 2015

Primero fue la llegada de bares y restaurantes lo que cambió el perfil del bulevar que se movía al ritmo de instituciones y centros de salud. Ahora son los emprendimientos de diseño, indumentaria y galerías de arte los apuran la próxima transformación de la zona más aristocrática de la ciudad. Entre Mendoza y el río, Oroño ya suma una centena de locales comerciales y apuesta a seguir creciendo, convirtiéndose en el eje de un paseo que mezcla tradición y vanguardia.

   La tendencia comenzó hace menos de tres años, con la llegada de bares y pubs temáticos a las esquinas de Jujuy, Salta y Güemes, revitalizando inmuebles que llevaban largo tiempo abandonados. Con ese impulso, se sumaron después algunas marcas de indumentaria que abrieron sus sucursales en antiguas casonas y, más recientemente, emprendimientos locales relacionados con el arte y el diseño destinado a un público de consumidores con bolsillo amplio y cabeza abierta.

   Con este sello, las últimas cuadras del bulevar inaugurado en 1862 empezaron a transitar una nueva vida. Incluso, en los últimos meses, los propietarios de algunos locales empezaron a organizarse para conformar un paseo comercial en el bulevar, con la organización de eventos como desfiles de moda o la última feria de street food que llenó al bulevar de puestos de comida callejera gourmet.

   “Oroño es un paseo tradicional, un paseo público para el disfrute de la gente, que está sumando un atractivo comercial. Por ahora se trata de negocios que, aunque tienen alguna uniformidad en la propuesta, están muy dispersos, muy separados. Hace falta darle alguna organicidad para que empiece a caminar”, señala Diego Martínez, a cargo de las experiencias de centros comerciales a cielo abierto desarrolladas por la Asociación Empresaria de Rosario.

Con potencial. De acuerdo al primer relevamiento de locales comerciales del centro de la ciudad, presentado la semana pasada en la Federación Gremial, en el tramo de Oroño que va desde Tucumán hasta Mendoza existen 72 inmuebles destinados al comercio y los servicios. Con un promedio de 9 locales comerciales por cuadra, no se trata de una de las calles con mayor actividad.

   Sin embargo, de acuerdo al mismo trabajo, el bulevar es una de las cinco calles con mayor tasa de ocupación de locales. Con un 2,8 % de locales vacíos, incluso, supera a calle Córdoba (4,7 %).

   La directora del centro municipal de distrito Centro, Alicia Pino, advierte que en el área delimitada por Santa Fe, Corrientes y el río, como en barrio Pichincha “se detecta un movimiento cada vez más fuerte de emprendimientos de diseño con marcas propias e iniciativas creativas con propuestas que van desde indumentaria hasta muebles y equipamiento que encuentran vocación de radicarse en algunas zonas específicas”.

   Una situación que, en el caso de Oroño, “se intensifica” por el desarrollo de gestiones tendientes a preservar el patrimonio y las propuestas culturales y de apropiación del espacio público, como la experiencia de la Calle Recreativa.

Se buscan. Mansiones antiguas desocupadas o flamantes locales de planta baja sumados por el boom de la construcción son los más buscados para alojar estas nuevas propuestas.

   Para Germán Bruner, administrador de “Mercado Pichincha. Arte y Diseño”, Oroño va a convertirse en la puerta de entrada de una suerte de centro comercial a cielo abierto de propuestas de vanguardia. “Creo que va a ir sucediendo naturalmente, porque si bien la zona está creciendo todavía hay mucho por hacer y porque Oroño es una de las zonas que mantiene una mayor circulación durante todo el día”, afirma.

   “Mercado Pichincha” es la entidad que agrupa a unos 40 comercios de distintos rubros. Gastronómicos, en su mayoría, pero también de indumentaria, decoración y objetos de arte radicados entre avenida Francia, Tucumán y el río.

   En unos años, todo este sector “va a ser como es Palermo Soho en Buenos Aires, un barrio que suma negocios de ropa, bares, pubs y un gran movimiento nocturno”, pronostica Bruner.

   Solo el tiempo se encargará de confirmarlo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS