La ciudad

El sueño del padre Ignacio arrancó con un gran acto y el apoyo del Tata Martino

El Polideportivo Natividad del Señor será un espacio destinado a la inclusión social a través del deporte. Los jugadores de Newell's Maxi Rodríguez, Igancio Scocco y Oscar Ustari estuvieron presentes.

Jueves 12 de Marzo de 2015

El padre Ignacio Peries cumplió su sueño de décadas al dejar inaugurado oficialmente ayer el Polideportivo Natividad del Señor (Cárcova 2340). Un espacio destinado a la inclusión social a través del deporte y un centro de excelencia deportiva que aspira a impulsar talentos en diferentes disciplinas.

La convocatoria de ayer al mediodía reunió al gobernador Antonio Bonfatti, la intendenta Mónica Fein y gran parte de la clase política. Pero las miradas y los autógrafos fueron para el técnico de la Selección Argentina de Fútbol, Gerardo “Tata” Martino y los jugadores de Newell’s Old Boys Maxi Rodríguez, Nacho Scocco y Oscar Ustari.

El polideportivo de la Fundación de la Cruzada del Espíritu Santo abarca las actividades deportivas del Colegio Natividad del Señor y La Esperanza en sus niveles primario, secundario y terciario. Y si bien surgió con esta idea, se amplió al resto de la comunidad. La inclusión social y la contención de la comunidad a través del deporte, la cultura y el arte serán la fuerte apuesta.

Por eso, las actividades programadas se desarrollarán de 18 a 22 con un equipo de 15 profesores que atenderán las necesidades de la zona y con una carga horaria a cargo de la provincia.

“No lo soñé tan grande. Tenemos 5 grupos para trabajar en simultáneo. Hay espacio para el deporte y el arte. Habrá intercolegiales. Estoy recontento”, admitió el carismático sacerdote de Sri Lanka cuando ya había finalizado el acto protocolar y en el gran salón quedaban los colaboradores y voluntarios de la Cruzada del Espíritu Santo.

Los ecos de la visita del “Tata” Martino quedaron en el aire. Y algunos ya hablan de una posible visita de toda la Selección Argentina, junto al DT, para fomentar el deporte en este lugar del noroeste rosarino.

Ignacio parece visualizar imágenes que se le vienen a la mente. “Cuando quería comprar los terrenos, nunca pensé que iba a lograr todo esto. Pensábamos adquirir tres o cuatro lotes y con eso mantener y hacer el gimnasio. Antes los chicos hacían gimnasia en la calle o en clubes. Los padres del colegio (Natividad del Señor), en un 98 por ciento pagaron la cuota fielmente. Me entusiasmé para comprar con el apoyo de la comunidad. Empezamos a mejorar el terreno y despacito empezamos a proyectar la obra con un tinglado y después con polladas y rifas hicimos un fondo hasta que surgió la posibilidad de hacerlo con una empresa constructora”, recordó el religioso.

En medio de los festejos, los chicos correteaban dentro de la flamante e inmensa estructura con diversos sectores: baños, duchas, vestuario, salas y espacios multipropósito, como un aula hecha con aportes del Banco de Santa Fe.

Una inversión de 12 millones de pesos financiados con donaciones y aportes privados, de los cuales 2,5 millones los sumó la provincia. Además el gobierno santafesino aportó profesores de educación física.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS