La ciudad

El rescate de una perra que desnudó las ausencias

Cayó en una alcantarilla que nunca tuvo tapa e increíblemente siguió así. Sucedió en Vía Honda, un barrio plagado de pozos y calles destruidas.

Martes 08 de Mayo de 2018

"Mirá y escuchá, todavía se mueve", insiste Agustín, con preocupados ojos de seis años. Está agachado y asomando su cabeza a una boca de tormenta que hace tiempo perdió la tapa y por donde, el viernes pasado, cayó Reina, su perrita. La esperanza de Agustín movilizó ayer a los vecinos de Vía Honda, a los medios de comunicación, a los bomberos, a la policía y a Defensa Civil, cuyos empleados recién sobre las 16 pudieron rescatar a la cachorra. Y también expuso nuevamente los problemas del barrio de zona sudoeste, con calles de asfalto salpicadas de pozos, esquinas donde se acumula basura y hogares donde falta trabajo.

Vía Honda es el barrio que, a partir de mediados de los 90, creció aprovechando los pronunciados terraplenes de las vías del ferrocarril Belgrano, que parten en dos el territorio de casillas humildes construidas entre bulevar Seguí y Uriburu y Avellaneda y Felipe Moré.

En el corazón de ese vecindario, en Felipe Moré y Maradona, un grupo de pibes mira fijamente el pozo, desde donde Agustín todavía asegura escuchar a Reina, una perrita negrísima que le habían regalado sus vecinos unos días antes.

Según contó la abuela del nene, el viernes por la noche la cachorra se escapó de la casa y, nadie sabe cómo, terminó en el profundo caño pluvial que desde ese día los vecinos taparon con un trozo de piedra. "Porque esta vez se cayó una perrita, pero también podría haber caído uno de estos chicos. O de los tantos que pasan todo el tiempo por acá para ir a la plaza", advierte la mujer. No exagera, aunque muchas eran ayer un verdadero barrial, las calles de Vía Honda estaban llenas de pibes, de perros y de pozos.

Entre pozos y basura

Felipe Moré, a la altura del 4100, es una de las calles pavimentadas que cruzan el barrio. La mejora llegó hace menos de dos años, cuando la provincia inauguró una serie de viviendas sociales en Maradona y Camilo Aldao. Aún así, en los más de cien metros que separan las construcciones más antiguas del nuevo barrio, se suceden media docena de cráteres, algunos llenos de residuos.

Hasta allí llegaron ayer los efectivos de Bomberos, Policía y Defensa Civil que, sobre las 16, lograron rescatar a Reina. Según contaron los vecinos, uno de los oficiales se sumergió con una soga en el pozo y rápidamente volvió con la perrita entre sus brazos. A la cachorra la llevaron al Imusa. Increíblemente, la tapa del desagüe no fue repuesta y el hueco siguió allí, a la intemperie, como desde siempre.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario