La ciudad

"El pedido de autorización para donar el órgano se resolvió muy rápido"

Lo dijo la abogada Carina Mazzeo, quien patrocinó a la mujer que fue autorizada por la Justicia a donarle un riñón a una amiga. Historia de una amistad de quince años.

Viernes 29 de Agosto de 2014

"Este tema tuvo una resolución muy rápida. Fue muy bien tratado y estamos contentas con la sentencia obtenida", afirmó hoy la abogada Carina Mazzeo, patrocinante de la mujer que fue autorizada por la Justicia a donarle un riñón a una amiga que sufre una enfermedad crónica.

El caso que se conoció hoy fue resuelto en forma expeditiva por el juez en lo Civil y Comercial Marcelo Quaglia y tiene como protagonistas a Silvia, la donante, y a Ana, la receptora. Ambas son amigas desde hace más de quince años.

En declaraciones al programa "El primero de la mañana" de La Ocho, la abogada que patrocinó el reclamo ante la Justicia contó: "Ana tiene una colisistosis que le ocasionó una insuficiencia renal crónica y tiene la dificultad extra de que sus familiares directos, que son los que podrían donar el órgano, tienen la misma enfermedad. Cuando Ana, que está en una etapa crítica con diálisis tres veces por semana y en lista de espera del Incucai, le comenta esto a Silvia, Silvia no lo dudó y decidió donarle el riñón. Ahí empezó todo el trámite". 

Mazzeeo contó que Silvia trabaja como docente y Ana es empleada bancaria. Ambas tienen hijos adolescentes.

"En la audiencia judicial fue citados todos. Estuvo la donante, su esposo, los representante del Incucai, los médicos tratantes que le explicaron en que consistía todo y en qué iba a cambiar su vida a partir de la donación", agregó la abogada.

Mazzeo dijo que la ley de donación de órganos, en el caso de los riñones, "establece expresamente que sólo se puede relacionar entre pacientes relacionados, es decir con vínculo sanguíneo. Cuando no están relacionados, como en este caso que sólo amigas, la ley establece un procedimiento previo ante la Justicia para que el juez otorgue la autorización para la donación y se previó esto para evitar el comercio de órganos. El juez tiene que corroborar que no haya un interés comercial en este tipo de acciones".

"Es de destacar que el juzgado resolvió este caso en un mes y no es algo simple de procedimiento. Deben citarse a médicos tratantes, a peritos psiquiatras, psicólogos, legistas, asistentes sociales, a representantes del Incucai, al donante, al receptor. Es un trámite que usualmente puede durar un año en citar a las partes. Pero el juez Quaglia actuó de maravillas porque se ocupó de hacer las notificaciones y tomar las audiencias. Estamos muy conformes porque vemos que hay una toma de conciencia de los jueces respecto a estos temas", agregó.

"Ellas están muy contentas y los médicos tratantes también. Ellos decían que estos temas no son conocidos y deben hacerse público. Es mucho mejor la donación de riñones con personas vivas que cuando llega el órgano de un donante cadavérico. Con este órgano de una persona viva, Ana tendrá más probabilidades de supervivencia y de mejor vida", añadió. 
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS