La ciudad

El Paseo del Siglo fue peatonal en la previa de Navidad

Los comerciantes se sumaron a la experiencia ya realizada sobre San Luis. Un modo diferente de habitar el centro de la ciudad.

Domingo 15 de Diciembre de 2019

Las nubes y la amenaza de lluvias hicieron quizás que hubiera que esperar que se acercara el mediodía para que los rosarinos se sumaran a la propuesta de convertir en peatonal el Paseo del Siglo. Eso sí, una vez ahí, todos le dieron la bienvenida y marcaron "la comodidad de aprovechar la calle de otro modo", y no fueron pocos los que hicieron las compras navideñas. Además, las ferias tanto en plaza San Martín como Pringles, añadieron alternativas a quienes buscaban regalos en tiempos de bolsillos flacos.

La experiencia realizada sobre San Luis en la previa del Día de la Madre fue un anticipo y un espejo donde los comerciantes del Paseo quisieron verse ayer, ante las fiestas de fin de año. Si bien en las últimas horas aún nadie podía decir si la decisión había impactado en la ventas, al menos los peatones remarcaron la mayor comodidad para transitar.

La propuesta comenzó, a las 10.30, desde el final de la peatonal Córdoba, sobre Paraguay, hacia Dorrego, y hasta las 14.30 sólo pudieron ingresar en ese tramo los vehículos que ingresaran a las cocheras de la zona. Es más, el estacionamiento también quedó prohibido desde la noche anterior para dejar la calle despejada.

Con la instalación de vallas y la presencia tanto de la Guardia Urbana Municipal (GUM) como de agentes de Tránsito se "peatonalizó" puntualmente la calle, pero fue recién poco más de una hora más tarde del inicio de la propuesta, ya sobre el mediodía, cuando la gente empezó a acercarse.

"Se ve que la amenaza de lluvia los hizo dudar", señaló una comerciante, mientras una agente de la GUM comentó que "arrancó lento".

A pleno

Mientras que al principio el mayor movimiento se dio sobre el lado del final de la peatonal, de a poco quienes caminaban desde el este advirtieron el cambio y la calle se fue poblando.

"Es más cómodo, se aprovecha de mucho mejor manera la calle y está bueno caminar tranquilos, mirar y comprar sin tener que preocuparte por el caos de autos que se da sobre todo en esta época del año cuando todo el mundo anda apurado", señaló Teresa, que ya con varias bolsitas en mano y acompañada de su hija había aprovechado la movida.

Los comerciantes no podían cuantificar si hubo impacto real y en las ventas, pero sí algunos comentaron las "ventajas de que la gente camine la calle de otro modo", indicaron.

La heladería Bajo Cero, en la esquina de España, le puso música con una Dj instalada en la puerta del local, así como otros colocaron banderines o sacaron algún mobiliario a la vereda para remarcar la propuesta de la jornada.

El arquitecto Víctor Cittá Giordano también tuvo un espacio en Córdoba al 1700, donde instaló algunos de sus "Peces del viento", una intervención artística textil que ya había sido parte de la fachada del Museo Estévez, y que ayer además lo encontró también delineando postales en la vereda.

Las propuestas de las ferias navideñas instaladas en las dos puntas de la peatonalización, una sobre la plaza San Martín y la otra sobre la plaza Pringles, sumaron atractivos a la mañana, y alternativas para las compras. "Lo bueno es que hay para todos los gustos y para todos los bolsillos, aunque esté muy difícil", señaló uno de los puesteros.

Más allá del incentivo de las ventas, que no es menor para comerciantes y feriantes, lo cierto es que con esta segunda experiencia, la peatonalización de las calles céntricas en fechas clave, suma adeptos y convoca a los rosarinos a habitarlas de otro modo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario