La Ciudad

El municipio quiere integrar sus cámaras con las alarmas barriales

La Intendencia reglamentó una ordenanza con ese objetivo. La idea es que el centro de monitoreo reciba todas las alertas

Martes 16 de Febrero de 2021

Mientras la provincia busca avanzar con la puesta en marcha de tecnología aplicada a la seguridad de la mano de los 3 mil millones de pesos de asistencia que aportó Nación, el municipio publicó en el Boletín Oficial la ordenanza por la cual los sistemas de alarmas comunitarias que funcionan en los barrios rosarinos se conecten con las 160 videocámaras municipales para integrar los mecanismos de prevención y disuasión. También se deja establecido la posibilidad de incorporar estos aparatos a la central de monitoreo policial para ponerla sobre aviso ante un hecho de inseguridad.

La normativa divulgada el lunes pasado establece que el sistema de monitoreo vincule las cámaras de vigilancia y las alarmas comunitarias instaladas en el ámbito del municipio. Son 162 videocámaras que deberán funcionar en un sistema integral con unos 320 paneles de dispositivos vecinales “brindando con mayor precisión y celeridad colaboración en el accionar de los organismos de control y de las fuerzas de seguridad”.

Y será el Centro Integrado de Operaciones Rosario quien fijará mecanismos y protocolos de acción con el objeto de operar el sistema combinado, “de forma tal de poder indicar y direccionar de manera precisa al personal de la Secretaría de Control y a las fuerzas de seguridad donde se detecta la activación de dichos sistemas de protección”.

Además del sistema municipal integrado, la ordenanza aprobada en noviembre pasado faculta a celebrar convenios con el Ministerio de Seguridad de la Provincia de Santa Fe para que el sistema provincial se pueda integrar con las alarmas comunitarias instaladas.

Consultado por La Capital, el secretario de Modernización del Estado, Germán Giró, indicó que previo a estas definiciones entre la Intendencia y Gobernación, se está trabajando en la puesta a punto de la infraestructura existente.

En la actualidad, existen unas 160 cámaras que están subidas al sistema de monitoreo que se opera desde Francia al 1800. Se puso en marcha una licitación para el mantenimiento de estos aparatos y otra convocatoria para acondicionar los 180 kilómetros de fibra óptica que las sostienen.

Con respecto a las alarmas comunitarias, se hizo un relevamiento para reemplazar insumos (paneles, baterías) de cara a otra licitación para su mantenimiento. La voluntad del municipio es que se fusionen en el marco del 911.

Para ello se armó un equipo de trabajo para hacer un diagnóstico barrio por barrio, como ya ocurrió en Villa Urquiza, Las Heras, Unión, Agote y Azcuénaga. La pretensión es dejar estas alarmas en funcionamiento pleno, para luego ponerlo a disposición de la provincia a la hora de los acuerdos en materia de seguridad. De los 320 paneles, unos 50 deben pasar a revisión para perfeccionarlos. La infraestructura incluyó antenas y equipos del municipio.

  Una vez que el sistema está plenamente operativo desde lo técnico, se pasará a definir políticamente si los avisos y alertas impactarán tanto en el Cior como en la central 911.

Potenciar

Para el autor del proyecto, el concejal macrista Roy López Molina, “la idea es potenciar el alcance de las alarmas comunitarias que los vecinos han colocado por su cuenta en sus barrios. Hoy su alcance es hasta donde llega el sonido o la luz y tiene un efecto disuasorio y depende de la movilización vecinal”, mencionó para considerar que con la ordenanza no sólo habrá un botón de pánico que se encienda sino “será una forma de potenciar el aviso al Estado para que actúe, para no tener sistemas individuales aislados sino que se potencie el pedido de respuesta”.

  Para quien integraba la comisión de Seguridad, la concejala socialista Susana Rueda, “hubo muchas manifestaciones de buenas intenciones para coordinar los sistemas de monitoreo pero resulta complejo porque los agentes no portan armas, pero sí es trascendental el convenio con la provincia. No es la panacea sino mejorar y articular desde el Estado para una mejor prevención. Pero si suena la alarma comunitaria y la policía no llega, es muy difícil, porque hay agujeros grandes y graves en la prevención que la Municipalidad no podrá complementar jamás”.

“Hay que ver si son compatibles en el plan"

El subsecretario de Prevención y Control Urbano santafesino, Alberto Mongia, aclaró que las tareas de integración de los sistemas de monitoreo que buscan poner en marcha los municipios “se tienen que materializar dentro de un plan de seguridad que busca optimizar las tecnologías, para ver caso por caso si son compatibles dentro de un ecosistema de vigilancia que sea factible en la región”.

  Mongia subrayó que primero habrá que estudiar si todos los recursos de las cámaras de seguridad están en condiciones de adaptarse a las cámaras de la provincia. “En Rosario estas alarmas se hacen en forma rudimentaria y eventualmente nos llaman a nosotros, pero no es un sistema unificado”.

  El funcionario remarcó que al llegar esta administración “nos encontramos con un 911 devastado, con un centro de monitoreo OJO que estaba mocho”, para contraponer el plan que se impulsa para implementar en el marco del aporte por unos 3 mil millones de pesos que hará Nación en tecnología de los Centros Operativos de Análisis de Políticas Policiales (Cops) en seis puntos de la provincia.

  “No nos negamos a incorporar a la estructura policial los dispositivos municipales, pero hay que dejar los oportunismos y cálculos electorales y parar con el chamuyo, porque hay un plan de seguridad provincial en marcha”, enfatizó. Por su parte el subsecretario de seguridad preventiva santafesino, Diego Llumá, explicó los alcances del Cops. “Es una ingeniería de sistemas que ya se hizo en Caba. Con la integración de sistemas se podrá georreferenciar personas, emitir alertas, interactuar con las ambulancias, tener conexión con los sensores de las cámaras y permitir que las estructuras rústicas y primitivas se integren. Será un mapa para optimizar recursos, un aporte a la inteligencia criminal donde a través de algoritmos se trazarán zonas calientes y sus dinámicas. Nos permitirá enviar a la policía por proximidad a la incidencia, correlacionar datos y armar una base.”

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS