La ciudad

El municipio promueve la radicación de nuevas discotecas fuera de Rosario

Es una de las opciones a debatir para reducir las quejas de vecinos por ruidos molestos. El Concejo empieza a analizar hoy cambios en la norma que regula la actividad.

Martes 22 de Noviembre de 2011

A diez años de su sanción, el Concejo comenzará a revisar hoy la ordenanza que regula el funcionamiento de boliches y bares con actividad nocturna. Un grupo de ediles promueve endurecer las exigencias para habilitar locales frente a las quejas de vecinos por ruidos molestos e inseguridad. Y el municipio buscará promover otras zonas de radicación de confiterías en las afueras de la ciudad. Los empresarios del sector pretenden que se incorporen nuevas figuras, como los pubs con baile ocasional, y la flexibilización de las actuales sanciones económicas y administrativas.

El debate se da en medio de la suspensión por 30 días para la habilitación de bares nocturnos que fue aprobada en la sesión del 10 de noviembre pasado.

Los concejales se hicieron eco de numerosos reclamos de vecinos por los ruidos y los inconvenientes que generan las confiterías con actividad durante la noche.

Cara a cara. Las comisiones de Gobierno, Planeamiento y Salud convocaron para hoy, a las 13.30, a los integrantes de la Asociación Hotelera Gastronómica y de la Cámara de Esparcimiento Nocturno, además del director general de Inspección municipal, Rodrigo Gutiérrez, para empezar a discutir cambios de fondo a la ordenanza sancionada en agosto de 2001.

"La idea es escuchar a todos los actores antes de avanzar con las modificaciones", planteó el concejal socialista Orlando Debiasi, para quien existe "consenso extendido sobre la necesidad de actualizar la norma".

El edil propondrá endurecer las exigencias para abrir un boliche o bar nocturno. Actualmente, para habilitar ese tipo de locales, el emprendimiento no debe cosechar más del 33 por ciento de rechazo de los vecinos linderos en un registro de oposición que se abre a tal fin.

Debiasi pretende "cambiar la carga de prueba y que se considere que los vecinos están en contra del bar en su barrio, salvo que expresen lo contrario".

El subsecretario de Gobierno municipal, Miguel Pedrana salió al cruce del proyecto. "Es excesivamente restrictivo para una ciudad que se ha convertido en un destino turístico con amplia oferta cultural. Hay que buscar es un equilibrio entre el legítimo derecho de los vecinos a descansar y los jóvenes a divertirse, además de entender que existen puestos de trabajo que están en juego", apuntó.

En ese marco, Pedrana admitió que el Ejecutivo avala revisar la ordenanza vigente y promueve nuevas zonas para la radicación de locales bailables. "No es un tema sencillo de acordar. Habrá que conversarlo con todos los actores y con el gabinete de la futura intendenta (Mónica Fein) y buscar alternativas", advirtió.

Al respecto, el funcionario sugirió evaluar espacios "fuera de las zonas residenciales, en los contornos de la ciudad, que garanticen un fácil acceso, iluminación y transporte público, como ocurre en La Plata y en Mar del Plata".

De hecho, la ordenanza que regula la actividad contempla en su artículo 3º nuevas zonas de promoción de boliches, que no fueron exploradas.

Se mencionan como alternativas los galpones del Enapro (avenidas Belgrano y Pellegrini), donde proyectan levantar el Puerto de la Música. O el extremo sur (donde hoy funciona el casino), parte del Centro Scalabrini Ortiz, el acceso norte y en la zona noroeste espacios cercanos al Golf Club.

En Rosario funcionan unos 32 boliches con una capacidad estimada en 26 mil personas. Según Pedrana, "es una cifra importante que podría incrementarse para potenciar el perfil turístico de Rosario".

Aunque admitió que "será fácil encontrar esos lugares porque la ciudad ha expandido su urbanización".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario