La ciudad

El municipio los escuchó y los bolicheros rosarinos suspendieron la protesta

Los empresarios de la noche rosarina que habían amenazado con no abrir la semana próxima fueron recibidos por el municipio y suspendieron la medida, valorando el gesto de apertura al diálogo.

Sábado 31 de Mayo de 2014

Finalmente, los empresarios de la noche rosarina no realizarán el fin de semana próximo la protesta con cierre de bares y boliches como habían amenazado el jueves. Ayer fueron recibidos por el municipio, valoraron el gesto de apertura al diálogo y dejaron en suspenso la medida. El secretario de Control y Convivencia Ciudadana, Pablo Seghezzo, ratificó que la Intendencia aplicará la normativa vigente "sin excesos, pero con rigurosidad, para garantizar una diversión segura para los jóvenes que salen los fines de semana y al mismo tiempo el merecido descanso de los vecinos" linderos.

Marcelo Pinchetti, presidente de la Cámara de Esparcimiento Nocturno (CEN) confirmó anoche que la semana próxima los locales vinculados a la movida nocturna abrirán sus puertas con normalidad. El lock out lanzado 24 horas antes quedó sin efecto tras "el gesto del municipio de recibirnos y abrirse al diálogo", fundamentó.

Según planteó Pinchetti, durante el encuentro de ayer entre empresarios y Seghezzo, los bolicheros solicitaron "ciertas contemplaciones al momento de las inspecciones. Por ejemplo si encuentran a un menor entre 1.500 personas que no se clausure el local porque parece desproporcionado".

En diálogo con LaCapital, Seghezzo aclaró que la reunión de ayer "estaba programada de antemano y se trataron temas como un protocolo de inspección que se está trabajando para la nocturnidad y la reforma que se está evaluando en el Concejo de la norma que regula la noche" rosarina.

El funcionario salió al cruce del planteo que había formulado Pinchetti. "No son los empresarios los que amenazaban con este supuesto paro, sino Pinchetti, una sola persona. Es quien perdió la habilitación municipal por la cantidad de faltas que tuvo en su boliche, presentó un amparo por la pérdida de fuentes laborables y por eso funciona, pero ha incumplido mucho", indicó.

El titular de la Secretaría de Control negó que el municipio haya emprendido una caza de brujas contra los boliches y bares con amenización, como deslizó la CEN. "No hay ninguna persecución contra nadie, sólo estamos controlando que se cumplan las normas que están vigentes", sostuvo.

Para Seghezzo, las faltas detectadas en recientes inspecciones "no son menores. Hemos encontrado en un boliche con capacidad para 1.500 personas que había 900 de más, lo que pone en peligro la integridad de todos los asistentes. Y también encontramos menores en un lugar habilitado para mayores, lo que supone que pueden beber alcohol que está prohibido.

Tras explicar que las clausuras las define el Tribunal de Faltas "en base a las actas de los inspectores", el funcionario destacó que su gestión busca que haya en la ciudad "una diversión segura para los jóvenes que salen los fines de semana y al mismo tiempo el respeto al descanso de los vecinos".

Espacio. Al respecto, Seghezzo remarcó los aspectos clave que se fiscalizan de la movida nocturna: "Que se cumpla el factor ocupacional y no haya más gente de la permitida en los boliches, que estén los elementos de seguridad, que se respete el horario de cierre".

"También —continuó— inspeccionamos que no haya menores en lugares para mayores y que haya un correcto tratamiento de los ruidos para no molestar a los vecinos. En todas estas cuestiones seremos inflexibles en los controles".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario