La ciudad

"El mismo Estado que autoriza abrir un cabaret con coperas reprime la prostitución"

Paul Krupnick, abogado defensor del Indio Blanco —dueño de La Rosa–, dijo que en pocos días se resolverá la situación procesal de su cliente, quien podría ser excarcelado.

Jueves 06 de Junio de 2013

Tras el cese de actividades ordenado sobre el Sexy Bar La Rosa y la detención de su titular, Juan "Indio Blanco" Cabrera por los delitos de "facilitamiento de la prostitución y explotación económica de la prostitución ajena", su abogado defensor estimó que "en esta semana se va a resolver la situación procesal" de su cliente, porque "están los plazos casi vencidos".

En diálogo con "El primero de la mañana" de La Ocho, Paul Krupnick -patrocinante del Indio Blanco- dijo que "entre hoy y mañana puede haber una resolución en cuanto al fondo de la cuestión y en relación al pedido de sustitución de prisión que se hizo la semana pasada y que tiene vista favorable de la fiscal de la causa".

En este sentido, el letrado explicó que la fiscal podría ordenar la sustitución de la prisión preventiva en la que se encuentra su cliente "por otras medidas sujetas a ciertas restricciones, que pueden variar desde una fianza hasta presentarse con cierta frecuencia al Tribunal o no salir del ámbito de la ciudad".

Krupnick cuestionó además que desde diciembre pasado, tras el fallo que resolvió dejar en libertad a los acusados por el secuestro de Marita Verón, "se convirtió en delito algo que antes no era delito en el Código Penal". De esta manera, ahora "se reprime la facilitación o promoción de la prostitución, aún de personas mayores de edad y aún con su consentimiento".

"Entendemos que es una norma de dudosa constitucionalidad. No es un planteo que debamos hacer en esta etapa preparatoria. Pero es inconstitucional en tanto y en cuando prohíbe a personas mayores de 18 años y con libre consentimiento pactar sobre una cuestión que no es punible, como el ejercicio de prostitución", señaló el abogado.

Y resaltó que "el Estado autoriza la apertura de un local bajo el rubro cabaret o whiskería. Y rubrica y certifica contratos de alternadoras o coperas. Y por el otro lado el mismo Estado sale a reprimir el favorecimiento de la prostitución. Y ahí hay una contradicción", se quejó Krupnick.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario