La ciudad

El Mercado del Patio cumple dos años y resiste los embates de la crisis

Desde que abrió en 2017, los precios subieron un 90 por ciento junto a la inflación. Sin embargo, aún son 10 por ciento más bajos que en otros lugares.

Domingo 06 de Octubre de 2019

Se cumplen dos años desde la apertura del Mercado del Patio, en el predio del ex Patio de la Madera. El mercado de abasto y paseo gastronómico sufrió, en los números duros, una caída por la crisis imperante. Sin embargo, los 40 comercios que empezaron representando unos 20 rubros siguen abiertos. A pesar de las convulsiones de la economía, que se dieron sobre todo este año, tanto los grandes como los más chicos continúan en carrera y no se fue nadie, y hay más de un interesado en entrar.

Son dos los factores que lo mantienen con vida: la ubicación y las promociones. Ubicado frente a la Terminal de Omnibus, en el corazón de barrio Luis Agote, y a pocos metros del Area Salud de la Universidad Nacional de Rosario, se asegura un tránsito de gente continuo que inclusive le ha devuelto la vida a un sector que era (sobre todo de noche) oscuro, deprimente y delictivo.

En cuanto a los acuerdos comerciales, y haciendo la salvedad de que no todos los locales están adheridos a la totalidad de los convenios, de martes a viernes hay descuentos de entre el 10 y el 30 por ciento con diferentes tarjetas de los bancos Municipal, Credicoop, Macro, Santa Fe y Beneficios de La Capital (puede verse el detalle en la página del Mercado). También existe el Changuito del Patio, una canasta de ofertas con 200 productos por semana. A veces, la única motivación para que la gente se mueva del centro es un producto a precio irresistible, se escucha seguido en los pasillos.

Dos ritmos

Los comerciantes comentan que, de martes a viernes, es más notoria la presencia de vecinos del barrio que hacen sus compras de cercanía. A partir de las 17 (abre de 9 a 21), cuando todos salen de trabajar, es cuando hay más movimiento. Los viernes a la tarde, y el sábado y domingo, se usa más para hacer compras y como paseo gastronómico, y concurre gente de otras zonas de Rosario y los turistas. Los lunes permanece cerrado.

Una de las claves es que los precios, según el relevamiento que hace la gerencia en ocho rubros (infusiones, alimentos elaborados, verdulería, productos orgánicos, fiambrería, pastas, panadería y carnes) siguen siendo más económicos. "En promedio, tenemos relevado que nuestra canasta hoy es un 10,5 por ciento más barata que otros lugares. Aunque habíamos arrancando en un 17 por ciento, sigue siendo más económica", detalla Candelaria Blanco. Si bien no en todos los casos la transacción es de productor a consumidor (como en los locales de cooperativas), sí hay una cadena de valor más corta, con menos márgenes de ganancia interviniendo.

El valor de los productos, según el seguimiento que hizo este diario de manera informal, aumentó en promedio casi al doble en los últimos dos años, a excepción de la carne y los productos de panadería que se fueron por las nubes, como en todos los comercios. Pero también es cierto que desde que inauguró, en el país hubo casi un 90 por ciento por ciento de inflación acumulada (88,9 por ciento marcó el Indec entre agosto 2017 y agosto de este año, último dato disponible), con saltos del dólar que generaron un desorden de los precios relativos y un estado de confusión constante de los consumidores acerca del valor de los productos. En el caso de los alimentos, incluso fue mayor.

Mal contexto

"Fueron los dos peores años que nos pudieron tocar. Pero estuvimos ajenos al fenómeno hasta mayo de este año", reconoce Blanco. Y agrega que atribuían esa compensación "a la convocatoria del Mercado (en dos años pasaron 4,5 millones de personas), pero teníamos claro que iba a llegar el parate, y hubo un descenso brusco". La gerenta comercial afirma que "en junio hubo una reactivación con el Día del Padre, que siguió en julio con las vacaciones de invierno, y la lenta recuperación sigue hasta hoy".

El Mercado, afirma Blanco, es sensible también a las acciones y actividades, ya que generan convocatoria: desde 2017 fue escenario de más de 150 eventos. Una de ellas es "el mercadillo", que representa mesas al aire libre, música en vivo, bebidas y gastronomía hasta las 2. Se hace cada 45 o 60 días, obviamente con más frecuencia en verano. Dicen que ha llegado a juntar 15 mil personas por fin de semana.

"El Mercado no es Disney. El consumo sin dudas bajó. Pero con acuerdos, convenios y promociones la estamos remando", indica la licenciada en administración de empresas. El nuevo centro de convenciones —aduce— está funcionando bien con gran cantidad de congresos, ferias y actividades sociales y culturales. La única deuda es el espacio donde estaba el boliche Década. El rumor es que se proyecta subdividirlo en tres o cuatro locales gastronómicos. Pero para eso habrá que esperar la gestión del intendente electo Pablo Javkin.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario