La ciudad

El juez pidió detalles de las ofertas a los interesados en el Italiano

La Justicia solicitó ampliar los proyectos que tienen para la institución durante los 20 años que está previsto que dure el contrato de locación.

Martes 26 de Abril de 2016

La Justicia provincial solicitó a los tres privados interesados en tomar las riendas del Hospital Italiano que detallen el modo en el que se harían cargo de la institución durante los próximos 20 años, plazo por el cual se firmará el contrato de locación del edificio y todos los bienes muebles para garantizar su funcionamiento.

Pero, además, los interesados deberán detallar cuál será la situación de los trabajadores del centro de salud: si se conservará a la totalidad de los empleados de planta, si se les respetará la antigüedad y la categoría, y si se harán cargo de la deuda salarial que el hospital tiene con ellos.

Los tres interesados tienen tiempo hasta este viernes próximo para explicitar el listado de diez puntos solicitados por el juez Civil y Comercial de la 7ª Nominación, Marcelo Quiroga, que luego deberá resolver a quién otorga la licencia.

Los aspiran a ponerse al frente de la emblemática institución son la Asociación Mutual Argentina, la Casa del Médico Mutual, y el médico cardiocirujano Rafael Díaz.

La Asociación Mutual Argentina está relacionada con empresario Fernando Riccomi, titular de la obra social prepaga Medycin. La Casa del Médico Mutual se vincula a Carlos Tita, empresario de la salud privada de Rafaela, que administró el ex sanatorio Julio Corzo. Rafael Díaz es fundador de Cardiología del Instituto Cardiovascular Rosario.

El juez Quiroga dio tiempo hasta este viernes próximo a los tres inversores para que presenten a sobre cerrado y en su juzgado el detalle de una serie de ítems que analizará para resolver a quién designa para llevar adelante el Hospital Italiano por un plazo de 20 años.

Los interesados deberán proponer cuánto pagar por el alquiler del edificio y todo lo necesario para su funcionamiento. La suma no podrá ser menor a 600 mil pesos y se deberá especificar el índice de reajuste anual.

También deberán especificar las garantías para el contrato de locación.

Otras especificaciones se orientan a determinar el futuro de los cerca de 500 trabajadores de la institución. Si los incorporará en su totalidad, si les reconocerán antigüedad y categoría y si se harán cargo de la deuda salarial, que hasta ahora incluye los aguinaldos del año pasado, el 70 por ciento del sueldo de enero y los meses de febrero y marzo.

Además deberá aclarar la forma de pago de estas cuestiones y qué medidas tomará respecto del personal durante los primeros doce meses de vigencia del contrato locativo.

Los privados que aspiran a tomar las riendas del Hospital Italiano deberán también detallar a partir de cuándo estarían en condiciones de hacerse cargo del centro de salud de calle Virasoro al 1200; y detallar el proyecto médico que pretenden implementar respecto de los servicios que funcionan en el hospital. Es decir, de qué modo se realizará la atención de pacientes y de afiliados a la prepaga Italmedic.

Intervención y después. La crisis en el Hospital Italiano lleva varios años. Se profundizó el año pasado, cuando los trabajadores denunciaron con mayor intensidad los retrasos más agudos en los pagos de salarios y aguinaldo, y la conducción de la institución presentaba una deuda millonaria con acreedores.

A esto se le sumó el cierre de determinados sectores del centro de salud, denunciado por los propios trabajadores, y una ocupación cada vez más escasa de las camas para atención de pacientes que están ocupadas: 70 sobre un total de 200.

Se buscaron diferentes salidas para esta situación. Primero, tras una asamblea, se crearon dos comisiones: una médica y otra económica. A fines de agosto, la Inspección General de Personas Jurídicas —un organismo que depende de la Fiscalía de Estado y que tiene a su cargo el registro y contralor de las sociedades por acciones y civiles— determinó el intervención del Hospital Italiano y la instauración de una comisión colegiada de administración integrada por la Asociación de Medicina del hospital, el Instituto Universitario, la Asociación Médica de Rosario y representantes del personal.

Dos meses más tarde, en el marco de una investigación por administración fraudulenta, deudas con acreedores y falta de pago a los trabajadores, el juez Marcelo Quiroga, ordenó una nueva intervención del centro de salud rosarino.

El contador Víctor Gabilondo fue designado como interventor provisorio hasta el 9 de noviembre pasado, cuando el magistrado designó a un triunvirato de interventores: el médico Alejandro Dotta, la abogada Rossana Hipólito, y el contador Ricardo Dei Cos.

Más de cien años de historia

El Hospital Italiano Garibaldi fue fundado el 20 de septiembre de 1881 por un grupo de integrantes de la colectividad italiana. El proyecto estuvo a cargo del ingenieron Francesco Tamburini, quien también fue autor de los proyectos de la Casa Rosada y el Teatro Colón en la Ciudad de Buenos Aires. El hospital, orgullo de la comunidad italiana durante más de un siglo, pasó de tener problemas económicos en las últimas décadas a sufrir una crisis terminal.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario