La ciudad

El juez decide si excarcela al chofer

Los testimonios de los pasajeros que viajaban en el colectivo que volcó el lunes y dejó el saldo de cuatro muertos complican al chofer. Según una paramédica que atendió a los heridos, el conductor iba “mordiendo” la banquina, en zig-zag y alta velocidad. Pero hay más, un muchacho le habría comentado a la profesional que el tripulante “tomó ginebra” poco antes del accidente.

Miércoles 30 de Enero de 2008

Los testimonios de los pasajeros que viajaban en el colectivo que volcó el lunes y dejó el saldo de cuatro muertos complican al chofer. Según una paramédica que atendió a los heridos, el conductor iba “mordiendo” la banquina, en zig-zag y alta velocidad. Pero hay más, un muchacho le habría comentado a la profesional que el tripulante “tomó ginebra” poco antes del accidente.
  Isidro López será indagado hoy, cerca de las 9, por el juez Correccional Edgardo Bistoletti y, en las primeras horas de la tarde, el magistrado recibirá los resultados de la prueba de alcoholemia que se le tomó al chofer. Con este análisis podrá definir su situación procesal y, de ese modo, excarcelarlo o no.
  “Una mujer que viajaba en la parte de abajo del micro escuchó varios cimbronazos, habló con el conductor y él le dijo que el ómnibus estaba mordiendo la banquina y que se fuera a dormir”, dijo Juana, la paramédica.
  La mujer dio a conocer también el relato de un joven que viajaba en el micro. Según este testimonio, el tripulante “tomó ginebra en una parada en Rafaela”. A juzgar por el pasajero, “iba borracho o dormido”.
Además, se supo que, tras el accidente, algunos pasajeros quisieron golpearlo.
  Por otro lado, los vecinos de Nuevo Alberdi, donde ocurrió la tragedia, se mostraron indignados. Es que ya venían advirtiendo que algo así podía suceder. Ese camino, donde el tránsito pesado es incesante, penetra en una zona densamente urbanizada que inexplicablemente carece de señalización vial, semáforos o lomos de burro, en ambos sentidos de circulación.
  Cuando en Granel al 2900 ayer al mediodía aún quedaban restos del techo del colectivo, un cesto de basura destrozado, las marcas del caucho de los neumáticos y un trozo de la columna de alumbrado público sobre la impactó el micro, los residentes del lugar fueron taxativos.
  “Esto era sabido”, dijo con franqueza José Mandeiga, dueño de la casa donde la unidad frenó su alocada marcha y quedó tumbada. Luego enumeraría a La Capital decenas de accidentes ocurridos en estos años en la curva que forman la unión de Grandoli y Granel. “Quedate un rato acá y vas a ver la velocidad con que toman la curva”, describió el hombre.
  “Esto se arregla con poca plata: hay que poner lomos de burro y serruchos antes de las curvas, y señalización que avise de la contracurva”, aportó.
  También se encontró con este diario Lidia Smolky, una mujer que nació y vive en el barrio hace 40 años, y no para de reclamar ante las autoridades. “Tal vez con esto que pasó se den cuenta que no mentimos. Desde 1999 pedimos lo mismo”, vociferó la mujer mientras mostraba notas dirigidas a los gobiernos municipal y nacional.
  “Falta señalización, proliferan yuyos, basurales y no hay presencia de inspectores de Tránsito ni de la Guardia Urbana, estamos olvidados”, sentenció Lidia.
  Además, en el sector de Granel y Grandoli, en un tramo de diez cuadras, ancianos, adultos y niños cruzan la calle sin repartos, poniendo en riesgo su vida, en medio de camiones con acoplados y colectivos. Ese panorama se agrava por la noche porque no hay iluminación.
  En octubre de 2005 se comenzó a construir el nuevo acceso, una doble traza de 1.500 metros paralela a Granel que modificará la ruta 34 hasta Circunvalación y que incluirá rotondas y barreras automáticas. Pero la empresa a cargo se declaró insolvente y a tres meses de iniciar los trabajos levantó el obrador y se fue.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario