La ciudad

El jefe de los guardavidas rosarinos se capacitó en Sudáfrica

Leo Manino tiene 46 años y hace 26 que cuida a bañistas en La Florida y la Rambla. Fue el único argentino en un congreso en Durban.

Martes 04 de Febrero de 2020

El congreso mundial de prevención de ahogamientos que se realizó en Durban (Sudáfrica), del 8 al 10 de octubre pasado, tuvo un solo representante argentino: el rosarino Leo Manino (46), que trabaja como jefe de los guardavidas de La Florida y la Rambla Catalunya.

Se trató de una conferencia internacional en la cual hay diferentes exposiciones sobre todas las áreas que tienen que ver con la prevención de ahogamiento. "Se toma el tema desde todas las aristas para reducir las muertes, no solo de guardavidas. Hay enfoques médicos y otras disciplinas, con temas que van desde la seguridad acuática en playas y piletas hasta legislación para que la gente use chalecos obligatoriamente en botes lancha, o la enseñanza de natación de supervivencia para niños en zonas inundables", cuenta Manino.

Del foro participan alrededor de 60 países y el rosarino preside el comité latinoamericano. También paramédico, Manino es capacitador en la Dirección de Defensa Civil de Rosario y se desempeña como guardavidas en las playas rosarinas desde los 20 años. Es miembro de la Federación Internacional de Salvamento Acuático, formado por Ong's de todo el mundo, entre las que se encuentra Equipo Profesional de Salvamento Acuático (Epsa), de la cual es presidente y fundador y en la que trabaja de forma voluntaria.

"El guardavidas es el agente de prevención por excelencia en playas y piletas. Esta puede ser activa o reactiva. La primera es colocar banderas y carteles con advertencias. Lo reactivo es cuando se le indica a alguna persona que se mete en un lugar peligroso o que está haciendo algo mal. El rescate o mitigación se produce cuando el hecho ya está consumado y sucedió el incidente" explica el especialista.

Las playas de Rosario

Respecto a la costanera rosarina, Manino destaca que hay "una apuesta muy importante a la prevención y a lo operativo para reaccionar ante alguna situación". Una particularidad de Rosario es que la temporada de playa dura 6 meses, del 1º de octubre al 31 de marzo, para lo cual se cuenta con 50 guardavidas con 12 puestos de vigilancia: la reglamentación dice que debe haber uno cada 40 metros, pero en algunos momentos se supera esa marca porque hay mucha afluencia en un espacio concentrado. El operativo incluye dos lanchas de rescate, dos destacamentos sanitarios con médicos y trabajo en articulación con la Policía provincial, Prefectura e inspectores de Control municipal.

El capacitador asegura que en los últimos 20 años no se han producido casos de ahogamiento fatales en las playas. Sí hubo casos de ahogamiento leve o paro cardiorrespiratorio que se reanimó en el lugar. En las islas sí se han producido casos mortales, producto de la falta de un esquema de seguridad: en la mayor parte de los paradores no hay guardavidas y sólo se ven pequeños carteles de advertencia que dicen que está prohibido bañarse, aunque el público lo hace igual.

Ya en su temporada número 27 como guardavida dice que observa en la gente "un cambio en la toma de conciencia, de no ponerse en riesgo a sí misma ni a los chicos que están a cargo. Hay excepciones, pero en general se va hacia eso", marca, y resalta que el respeto del decreto de alcohol cero en las playas hace unos años mejoró mucho la situación, y fue fundamental para evitar incidentes y problemas con el propio personal. Hoy, los agentes de seguridad no permiten que se ingrese con bebidas alcohólicas ni al sector pago ni al gratuito, y si se encuentran son secuestradas y descartadas.

Islas sin control

La falta de control en las islas, que son jurisdicción entrerriana, sigue siendo un dolor de cabeza para los guardavidas. Por un protocolo de colaboración con Prefectura, hacen auxilio a los que van y vienen frente a la costa rosarina. "La gente que viene desde la isla, que es zona liberada, se nota visiblemente intoxicada en las embarcaciones", define. Los socorristas hacen en promedio de 15 a 20 rescates por semana, que se incrementan los fines de semana y si hay viento. Cubren la zona desde el puente Rosario-Victoria hasta pasando los clubes de la costa, como Rowing.

Entre las recomendaciones, el jefe de los guardavidas indica que lo fundamental es que la gente acuda a lugares públicos con acceso gratuito o con abono de entrada que estén habilitados. Y también que lo hagan en los horarios permitidos, de a 8 a 20 en el caso de la Rambla, y de 9 a 20 para La Florida. Otra recomendación es que tengan cerca a los niños, para estar atentos y evitar pasar un mal momento.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario