La ciudad

El increíble drama del chofer que fue desfigurado en un colectivo

Estuvo 23 días internado y ayer lo derivaron a una clínica de rehabilitación. Tiene lagunas mentales y dificultad para hablar. Deben rehacerle la cara. El ataque se produjo el 23 de mayo en Arroyito.

Jueves 13 de Junio de 2013

El chofer de la línea 113 atacado brutalmente por jóvenes que pretendían viajar gratis tiene un largo camino de recuperación por recorrer. Desde que lo desfiguraron la madrugada del 23 de mayo pasado, salvó su vida milagrosamente tras permanecer 23 días internado en el Sanatorio Laprida. Desde ayer permanece alojado en una clínica de rehabilitación en San Jerónimo, ya que padece lagunas mentales, pérdida parcial de la memoria y el lenguaje y momentos en que divaga. "Le dieron tantos golpes, que ahora parece un bebé que está aprendiendo a hablar", dice angustiada Alicia, la esposa de Jorge Brex. Todavía le faltan varias operaciones para reconstruirle el rostro.

A las 2 de la madrugada del 23 de mayo y al mando del interno 82 de la línea 113, Brex llegó a la esquina de Génova y Leguizamón, en Arroyito. Según testigos, el colectivero frenó el coche ante la seña de dos jóvenes, pero minutos después quedó en el medio de una paliza. El hombre de 57 años sufrió la golpiza aún en el piso.

Brex quedó irreconocible, fue internado en terapia intensiva del Sanatorio Laprida, en donde permaneció 23 días. Ya estabilizado, su desafío pasa ahora por revertir las secuelas neurológicas que pudieron haber quedado.

El colectivero llegó al sanatorio inconsciente con amnesia postraumática y presentaba un traumatismo de cráneo grave. Entre las múltiples fracturas en el rostro, se detectaron lesiones importantes en el seno frontal derecho, tabique nasal y hundimiento del seno maxilofacial, además de otros traumatismos múltiples, cortes y hematomas.

Desde ayer, el chofer de la Semtur fue internado en la clínica en San Jerónimo para un tratamiento de rehabilitación. "Jorge tiene momentos donde no recuerda las personas y se le dificulta el habla, se traba como un bebé que está aprendiendo. Todo esto es a raíz de los golpes. Pasar por esto no se lo deseo a nadie, ahora nos tocó a nosotros, tenemos que ser fuertes y salir adelante", confiesa a LaCapital Alicia Coval de Brex.

En estado de shock. La mujer acaba de salir de una internación por infección urinaria en el Sanatorio de los Buenos Aires "ocasionada por el disgusto" y hace una semana que no ve a su marido. "No se acuerda de nada de lo ocurrido, divaga, tiene lagunas, no reconoce familiares, confunde las cosas. Si salió de ésta es porque era un hombre sano. Gracias a Dios está con nosotros. Este tipo (en referencia a uno de los agresores) se ensañó con él de una manera que no entendemos", agrega Alicia en referencia al joven de unos 20 años detenido y acusado de lesiones gravísimas.

Los hijos de Brex, Ezequiel, Marianela y Belén, cuyas edades van de 27 a 18 años, acompañan a su madre y esperan que se haga Justicia. "De los dos que agarraron, uno solo está preso. Espero que este desgraciado la pague, me dijeron que es boxeador, no estaba borracho ni drogado y sabía muy bien lo que hacía. Por eso creemos que está muy comprometido", comentó Alicia.

La familia sabe que habrá secuelas, al margen del resultado de los tratamientos. El chofer es asistido con psicólogos y después de la clínica en San Jerónimo lo espera otra internación para las cirugías reconstructoras de nariz, pómulos y alrededor de los ojos.

El apoyo de los compañeros y delegados de Semtur no ha cesado durante todo este tiempo. Tampoco las señales de apoyo, llamados, y cadenas de oración por Facebook desde diferentes puntos del país.

"Tenemos fe y expectativa, calculamos que va a salir y que quienes le hicieron todo esto cumplan condena, porque lo arruinaron como persona", finalizó desconsolada la mujer. La tremenda golpiza había desatado un paro de las líneas de la Semtur que se extendió por varias horas.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario