La ciudad

El gerenciador de Dreamers niega responsabilidad por las intoxicaciones

El empresario Fernando Loto aclaró que no tiene a su cargo el catering de los eventos y sólo es intermediario entre los salones y los estudiantes

Viernes 15 de Diciembre de 2017

El gerenciador de la firma de eventos Dreamers negó tener responsabilidad en la intoxicación masiva ocurrida hace dos semanas en una fiesta de egresados en el salón Estación Norte. "Somos una empresa que no maneja el catering ni el salón de las fiestas, somos meros intermediarios entre los estudiantes y los espacios que se alquilan", aclaró Fernando Loto. El empresario precisó que hubo hasta ahora "una sola fiesta reprogramada por precaución" y remarcó que el incidente de la bacteria "fue un accidente. Es fácil acusar a los cocineros, pero no es certero. ¿Y si fue transmitida por un mozo o hasta por un cliente?", se preguntó.

En diálogo con LaCapital, Loto resaltó que la empresa que gerencia "no tiene a su cargo ni catering de comida ni salones de fiesta. El servicio que prestamos es ser intermediarios entre los graduados y los salones, que por lo general son lo que suministran la gastronomía. Nosotros gestionamos la fecha, la cantidad de invitados con los salones, cobramos las tarjetas y planificamos el evento".

Loto precisó que Dreamers "tiene convenios con diez salones de fiesta de Rosario y este año fuimos contratados para llevar adelante 100 fiestas de egresados para unos 250 invitados promedio".

El empresario remarcó que todo esto "está contemplado en el contrato que se firma con los padres, no es un invento ni un intento de evadir responsabilidades".

Luego apuntó que a la fecha "hubo dos incidentes. Uno con intoxicados durante la fiesta del colegio Nuestra Señora de la Asunción realizada en el salón de eventos Estación del Norte y otro en el salón Life. En ambos casos no tuvimos ninguna responsabilidad, pero nos solidarizamos con los afectados y los salones involucrados".

"Lo que hubo —siguió—fue una reprogramación de una fiesta prevista para el día de ayer (por el miércoles) del colegio María Madre de la Iglesia. Se cambió la fecha para el lunes próximo de manera preventiva, tras el dictamen del Instituto del Alimento que confirmó el hallazgo de una bacteria, para poder hacer una desinfección profunda".

Para Loto, no están claras las razones de lo ocurrido. "Es fácil acusar a quienes manipulaban los alimentos, a los cocineros, pero no es certero. Los infectólogos que consultamos nos dijeron que esta bacteria puede aparecer en el pelo, en las mucosas, en las manos y la pudo haber transmitido cualquier persona. ¿Y si la transmitió un mozo o hasta un cliente?", se preguntó.

Según el empresario, lo que ocurrió hace dos semanas "fue un accidente. Nadie está exento de que ocurra esta eventualidad en ningún trabajo, que aparezca alguien con una bacteria y se propague aún tomando todos los recaudos".

El empresario resaltó que la actuación de Dreamers "y de los salones de fiesta contratados fueron correctas. Surgió este imponderable, pero nada a raíz de malas condiciones de higiene. De hecho la Municipalidad clausuró preventivamente Estación Norte tras la intoxicación y la reabrió porque no encontró nada fuera de lugar".

Finalmente, Loto mencionó que la empresa que gerencia "en todo momento dio explicaciones, dio la cara ante los padres y buscó darle soluciones a todos los afectados sin ocultarse ni evadirse".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario