La ciudad

El Galpón de la Música reabrió sus puertas con el mejor rock y jazz

Ayer empezó a funcionar Espacio 75, el reconvertido galpón 11, al que la empresa aseguradora San Cristóbal donó 3 millones de pesos para su equipamiento. 

Lunes 29 de Junio de 2015

Con dos recitales, uno de rock y otro de jazz alternativo, se puso en marcha ayer la programación del Galpón de la Música, ahora también bautizado como Espacio 75. Se trata de una de las viejas estructuras portuarias que hace casi dos años fueron reconvertidas por la provincia como un ambicioso corredor cultural sobre la costa central, en el marco del proyecto Ciudad Joven. Para equipar el lugar, el histórico Galpón 11, la aseguradora San Cristóbal donó tres millones de pesos y de ese modo conmemoró sus bodas de diamante apostando al desarrollo del arte y la cultura. “Después de esto, ahora vamos por el Puerto de la Música”, se entusiasmó Fiorella, una de las voces del público que no dejó de elogiar el proyecto. “Ganamos la pulseada, este es un espacio peleado por el Estado y que evitó transformarse en un Puerto Madero rosarino”, se enorgulleció el director de Programaciones Culturales del municipio, Luis Alfonso.
  La tarde gris fue el escenario perfecto para disfrutar de la música en el galpón ubicado frente el río, sobre el llamado Paseo de las Artes. Temprano, la propia ministra de Cultura de Santa Fe, María de los Angeles Chiqui González, encabezó una recorrida por el lugar y pasó revista a la iniciativa que indudablemente lleva su sello y que empezó a gestarse hace cinco años, para inaugurarse en octubre del 2013.
  Pero ahora, con los galpones ya refaccionados, llegó la hora de ocuparlos con contenidos y perfiles culturales específicos.
  Espacio 75 está básicamente dedicado al sonido y la imagen, y lo que se puso en marcha ayer fue su ala sur, justamente la musical, con un recital de la banda de rock rosarina Maquiavelos y Estafados, y un concierto de Fernández 4, el grupo de jazz alternativo que lideran Cirilo Fernández y Daniel “Pipi” Piazzolla, nieto de Astor, el genial bandoneonista y compositor.
  En el sector dedicado a la música, el galpón fue intervenido con una serie de adaptaciones para optimizar su acústica (mediante paneles, barreras de fibra y resonadores) y su circulación.
  Cuenta con una oficina de producción y una sala de ensayo y grabación, en la que una consola será capaz de reproducir en 24 canales digitales, “lo que va a permitir registrar recitales en vivo en multipista”, explicó el coordinador del galpón, Ariel Gianuzzi.
  El espacio —cuyos núcleos están climatizados y que también poseerá un barcito y un stand de merchandising— ya tiene nuevas fechas. El 11 de julio, por ejemplo, en homenaje a Oscar Moro, se hará un festival de bateristas: veinte tocarán al mismo tiempo. A ellos se sumarán invitados especiales como el propio hijo del rockero, Juan; el batero Oscar Giunta y el guitarrista Edelmiro Molinari.
  El 4 y 5 de agosto será el turno de la danza con una clínica que dictará el “bailarín de los montes”,  el innovador santiagueñoJuan Saavedra.
    Espacio 75 tiene dos centros culturales hermanos a los que San Cristóbal también aportó: uno funcionará en Córdoba y el otro en Mar del Plata.

Sobre rieles

La candidatura a diputada de la ministra de Cultura Chiqui González y la rumoreada mudanza del secretario del área a nivel municipal, Horacio Ríos, fueron temas ineludibles de charla. Pero también circuló una convicción: “Más allá de los funcionarios, todos seguimos trabajando como si nada, señal de que las cosas se hacen bien”, dijeron un par de colaboradores. 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS