La ciudad

El discurso completo de Oscar Fay en el Concejo Municipal

El bioquímico le agradeció a sus familiares, amigos y colegas el apoyo que le dieron a lo largo de su vida y de su carrrera profesional. A continuación, el discurso que pronunció hoy en el acto de homenaje en el recinto del cuerpo deliberativo.  

Jueves 23 de Agosto de 2012

Les aseguro que no me ha resultado fácil pensar en este momento, de presentarme ante Uds., después de salir de la sorpresa que me produjo la noticia de ésta distinción.

Esa sensación de sorpresa, muy agradable y realmente inesperada por cierto, me invadió. Me puse a pensar que un individuo que se levanta todas las mañanas de su vida para trabajar, tratando de hacer cada día mejor lo que entiende es adecuado a sus posibilidades, aceptando sus errores, tratando de repetir algunos aciertos, jamás lo hace pensando en un distinción al final de un camino, por que éste no tiene límites, solo tiene senda, por ser la meta un blanco que corre delante de nosotros. Su carácter utópico lo hace virtual, casi mágico, misterioso a veces, multifacético, desafiante otras, muy pocas veces duro, aventurado y acogedor regularmente, pero siempre, siempre: apasionante. Creo que allí radicó mi asombro: que más después de esto? Será esto la meta? Un reconocimiento público en la ciudad donde uno nació, se crió, caminó sus calles, encontró muchos de sus encantos, descubrió su gente, concurrió a todos los niveles de su educación pública, formó su familia, crió a sus hijos, donde siempre se sintió deudor frente al cariño, la distinción y el trato que recibió, y ahora……… soy el distinguido, por sus representantes, es decir por la sociedad misma.

Traté de encontrar en ese contexto, qué podría decirles a Uds. , en éste momento, mis amigos, mis seres queridos, mi familia, mis maestros de toda la vida, mis compañeros de ruta, mis colegas, mis alumnos, para compartir algo que sintetizara en un tiempo breve, aquello que siento en éste momento tan feliz y tan significativo. Si fuera exigente conmigo mismo, y en homenaje a la brevedad que me impuse, diría que lo ideal sería expresarlo en una palabra.

Tuve bastante tiempo, algunos meses para pensarla y realmente, creo haberla encontrado.

La palabra es ¡GRATITUD!
Dice el diccionario de la Real Academia Española: “Sentimiento que nos obliga a estimar el beneficio o favor que se nos ha hecho o ha querido hacer, y a corresponder a él de alguna manera: Agradecimiento, reconocimiento, correspondencia, obligación, devolución, ofrenda”.

He sido y soy un tipo sumamente agradecido de todo lo que me tocó vivir, lo digo desde una lectura optimista, positiva por actitud, pero creo que siempre exenta de ingenuidad, lo digo desde una realidad vívida. Los errores y las dificultades me sirvieron para crecer, algunos aciertos para repetirlos y mejorarlos, pero siempre tuve lo más maravilloso que puede disfrutar un ser humano: Libertad para hacer!
Tuve espacios, tuve oportunidades, tuve posibilidades infinitas de hacer, rehacer y deshacer, en los ámbitos y espacios donde crecí. Elegí hacerlo, por que esa era mi mandato fundacional familiar, luchar y trabajar para mejorar lo que uno hace, esta sociedad me dio esos espacios, el tiempo, todos Uds. que hoy están aquí y muchos más que ya no están, me han acompañado, entusiasmado y alentado.
No recuerdo haber encontrado, en mi dilatada tarea, algún escollo humano o físico, que me impidiera definitivamente hacer algo y lo digo en serio, no es un cliché. Debió haber existido algún tropiezo, sino el mundo no sería como es, pero o no lo noté o lo ignoré, o alguien me dio otra realidad y la cosa cambió, o modifiqué alguna estrategia por otra, pero a veces me resulta extraño pensar que solo he recibido en mi vida apoyo, colaboración, entusiasmo, aprecio, distinción y todo aquello que me significara posibilidad de seguir adelante. Pareciera no real lo que digo en el mundo en que vivimos o que vengo de una burbuja, pero lo digo ex profeso, especialmente tratando de tener en mis palabras de reconocimiento, algún mensaje sobre las dificultades.
De mi tarea de conjunto, de la que fui un actor más, han escuchado Uds. a quienes me precedieron, los que con su generosidad y afecto han hecho un relato exhaustivo del pasado y del presente de mi tarea, pero para ser fiel a mi espíritu docente, me siento obligado a dejar un mensaje hacia el futuro, para los más jóvenes. No pretendo que sea un consejo, tampoco una recomendación o sugerencia, y mucho menos una predicción, sino mi modesta lectura de la realidad actual.
Tomando la generación pos-sesenta, la que se desarrolló desde las síntesis de proteínas, el lenguaje binario, el desarrollo de la informática, la ingeniería genética, el crecimiento de la física, y que vio nacer la genómica, la nanotecnología y las plataformas que alimentan hoy la bioinformática, que vivirá el desarrollo de la epigenómica y el lenguaje cuaternario, la farmacología a la carta, o se la llamada generaciones X e Y, quisiera decirles que no duden en que todo ese esfuerzo científico tecnológico, deberá todavía desarrollarse y apuntalarse, que está sus manos el poder hacerlo teniendo en cuenta a la única resultante válida que lo convertirá en aporte positivo, según Jorge Sábato: el mejoramiento de la calidad de vida de la sociedad en equidad.
Lo deberán hacer, basado en aspectos éticos, respetando los valores fundacionales, principalmente los familiares, reconociéndolos en sus virtudes y en sus defectos, asumiéndolos y adaptándolos a los cambios generacionales.
Deberán tener utopías, fantasías realizables, proyectos, y la necesaria cuota de sacrificio que demanda el trabajo cotidiano.
Tener coraje para afrontar y defender acciones si poseen la convicción de estar en lo cierto, comprometerse y luchar por ello. Alcanzado un resultado, aceptar con humildad los éxitos y valorar y reconocer los errores, para tratar de no repetirlos.
Como Uds. ven, como químico, no podría dejar de recomendar algunos componentes de una receta que no pretende ser una fórmula mágica. Simplemente son algunos de los muchos ingredientes que son sustanciales para tener la felicidad de disfrutar y amar, con una cuota de pasión, la labor que uno elija para desarrollarse profesionalmente. De lo que estoy seguro que si hacen esto, entre otras cosas, podrán disfrutar del enorme placer de conocer el inigualable sabor de la gratitud, la que se logra al compartir.
Desearía hacer una mención especial a mis abuelos, todos hijos de inmigrantes, especialmente los consejos de mi abuela piamontesa materna, el apoyo constante de mis padres y mi suegra, en mis comienzos profesionales difíciles. De mi esposa, siempre junto a mí en cualquier circunstancia, y en cualquier proyecto, aportando su cuota de lógica y racionalidad, en el marco del mayor de los respetos a mi tarea. En mi actividad actual, a mi hijo Fabián, bioquímico, que con su tarea, siempre técnicamente impecable, aporta la lectura generacional que le otorga a esta etapa final de mi labor, un toque de actualidad que me permite concretar y realizar muchas de mis utopías. A Marcelo, médico, con su especial percepción del valor de la relación humana, quien incorpora una adecuada dosis de humanización a la frialdad de la tecnología. Finalmente a Jorgelina que aporta desde lo profesional los recursos actuales del diseño y de la tecnología comunicacional. Quiero también agradecer a mis queridas nueras Laura y Carolina, por su cuota de cordura y templanza permanente para sustentar la integración familiar, y a mis adorables siete nietas por el cariño y el amor, que dan marco al maravilloso presente que estoy viviendo. También agradecer a los que me acompañan en mi labor de hoy, files émulos de la lealtad y generosidad que siempre percibí en la gran mayoría de mis colaboradores.
No quisiera finalizar sin transmitirle a Uds. mi convicción de haber tratado de dejar claramente expresado hoy que la distinción que he recibido, no debe ser entendida solo como un reconocimiento personal, por que nadie llega hasta aquí caminando solo, estoy convencido que uno es lo que es, por que es producto de un proceso que nunca se da en el vacío ni en soledad, uno construye su vida “con otros” y “junto a otros”, y que en esa interacción de vida uno se desarrolla.

MUCHAS GRACIAS A TODOS !!!

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario