Manuel Belgrano

El diario de Belgrano, en la UNR

La Universidad Nacional de Rosario (UNR), a través de su rector Franco Bartolacci, recibió una réplica del Diario de Marcha de Manuel Belgrano, en el que el prócer escribió en su trayecto desde Buenos Aires a Rosario. El documento original es parte de la colección del Museo Internacional para la Democracia de Rosario, fundado por Guillermo Whpei.

Viernes 31 de Julio de 2020

La Universidad Nacional de Rosario (UNR), a través de su rector Franco Bartolacci, recibió una réplica del Diario de Marcha de Manuel Belgrano, en el que el prócer escribió en su trayecto desde Buenos Aires a Rosario. El documento original es parte de la colección del Museo Internacional para la Democracia de Rosario, fundado por Guillermo Whpei.

"Es un honor, en nombre de la UNR, recibir de manos de Guillermo esta pieza histórica que tiene un valor enorme para el país, y particularmente para los rosarinos, para nuestra cultura y fundamentalmente para la cultura democrática", destacó Bartolacci desde el Rectorado (Córdoba 1814), donde permanecerá el manuscrito.

En tanto, Whpei, presidente de la Fundación para la Democracia, señaló que "la UNR es lo más representativo que existe en la ciudad, porque consideramos que la Universidad, con su rector a la cabeza, tiene la gran responsabilidad de formar a los mejores profesionales de la región y del país".

Whpei reveló que en este Diario de Marcha, "el prócer cuenta todo su relato, toda la travesía desde que sale de Buenos Aires y viene a Rosario a enarbolar la bandera: el clima, quiénes lo acompañan, quiénes lo reciben. Nos enamoró la idea de que esté en la UNR, porque es nuestra ciudad y nuestra Universidad".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Segui Leyendo

Opinión

Etica, ¿estás?

El descuido de la ética pública y la ausencia de mecanismos que la garanticen explica y predice que actuales o potenciales funcionarios públicos sean tentados a caer en prácticas de corrupción, por lo que el rescate y fomento de la ética construye, reconstruye, fortalece, motiva y crea una identidad en la administración pública que conduce a una mayor responsabilidad funcional, contribuyendo a evitar o disuadir actitudes y posicionamientos reñidos con la ética y la corrupción, así como, consecuentemente con ello, la recuperación de la confianza ciudadana en sus instituciones públicas.

Por Roberto Fermín Bertossi - Experto Coneau / Cooperativismo

Dejanos tu comentario