La ciudad

El deseo incumplido de la convivencia

Las fiestas de fin de año convocadas a través de la red social Facebook no son una novedad en Rosario.

Martes 26 de Diciembre de 2017

Las fiestas de fin de año convocadas a través de la red social Facebook no son una novedad en Rosario. Se trata de encuentros cada vez más concurridos en los que las situaciones de violencia y descontrol han crecido de manera directamente proporcional a su asiduidad. Allí, los jóvenes, ante la mirada pasiva del Estado, toman la calle y se abusan de su numerosa presencia. Los vecinos de la zona terminan siendo rehenes, ya que ni siquiera pueden ingresar o salir de sus domicilios por los cortes en el tránsito que aquellos deciden hacer.

Cuando el 1º de enero de 2016 un adolescente de 16 años fue asesinado en medio de una gresca generada en una de estas fiestas, las autoridades prometieron seguir de cerca las convocatorias a través de las redes sociales. Pero quedó en la nada.
En la madrugada de esa fecha, Brandon se encontraba con su primo y otros amigos en el festejo callejero autoconvocado, en Entre Ríos y Centenario, barrio Las Delicias.
Los encuentros fueron creciendo y pasaron de viviendas particulares, casaquintas y clubes barriales a realizarse en la calle, sin escalas. La policía y la Guardia Urbana actuaron para desbaratar los eventos en lugares no habilitados, con escasos resultados.
Sin embargo, en los últimos años la Intendencia viene propiciando la llamada "apropiación del espacio público" y, con esa premisa, en los barrios ya no es ajeno que sus habitantes decidan festejar Navidad y Año Nuevo en la calle.
Claro que ya no son las fiestas de antaño, donde los vecinos se sumaban a un festejo comunitario de implícita camaradería.
Mientras en Capital Federal y en las principales ciudades del mundo, los espacios verdes se cierran de noche para evitar problemas, las políticas rosarinas transitan a contramano sin advertir que el descontrol se le escapa de las manos a un Estado que alienta una "convivencia" semántica que no pasa de ser una expresión de deseo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario