La ciudad

El crecimiento de pacientes es una realidad que no se da sólo en los barrios

En el Centro de Salud Martin, de Moreno al 900, registran la llegada de gente que "concurre afectada por haber quedado sin trabajo".

Domingo 24 de Junio de 2018

El crecimiento de pacientes no es una realidad exclusiva de los dispensarios que bordean la avenida de Circunvalación. En el centro de salud Martin, de Moreno al 900, también se registra la presión de nuevos usuarios que se acercan a diario bien temprano a pedir un turno para la atención médica o buscar los medicamentos en el sector de farmacia.

"Generalmente son pacientes que llegan muy afectados subjetivamente, que de un día para otro se quedaron sin trabajo y tuvieron que cambiar su estilo de vida. Eso, al principio, resulta todo un shock, porque se vive como una herida en la dignidad y el esfuerzo que hicieron durante toda su vida", apunta Susana Muccili, médica generalista que trabaja en la salud pública desde el 2002.

En esas condiciones, dice, a esas personas acostumbradas a la obra social o la prepaga, "les resulta difícil entender la lógica del sistema de salud público, lo ven muy burocrático porque no están acostumbrados a un sistema que no vende servicios".

Las encargadas del área de admisión son quienes tienen que conformar sus historias clínicas, asignarles un médico de cabecera y explicarles cómo se organiza la atención.

"Vienen pidiendo un turno con un gastroenterólogo e insisten con ver un especialista. Pero terminan valorando la continuidad de la atención, el vínculo con los profesionales o no ser un número para el sistema", aseguran.

Perfiles

Entre los nuevos pacientes no sólo hay desocupados, también muchos afiliados al Pami que ya no pueden afrontar los aumentos en el precio de los medicamentos.

Toda una demanda que se suma a la de las personas que ya llevan años en la red de salud municipal. Un sector, igualmente castigado por los efectos de la crisis.

"Nuestros pacientes clásicos, aquellos que ya tenían armado un circuito de supervivencia, que hacían alguna changa y comían en comedores comunitarios, también están peor", apunta Muccili y concluye "el desafío pasa por seguir brindando servicios con equidad". Todo en una meta compleja en tiempos de crisis.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario