El Concejo, a un paso de declarar la emergencia social en Rosario
La iniciativa llevaba dos años frenada en el Palacio Vasallo, pero ahora el socialismo acordó apoyarla en el marco de críticas a la Nación.
Tras dos años de ingresado al Concejo Municipal, y en el marco de una fuerte tensión entre el socialismo y el macrismo, el oficialismo avaló ayer declarar la emergencia social en Rosario.


El giro de 180 grados hizo aparecer el consenso necesario para que el proyecto del concejal justicialista Eduardo Toniolli llegue al recinto la semana que viene para ser aprobado. Es más, la intendenta Mónica Fein recibió con buenos ojos la iniciativa.

El proyecto obtuvo despacho ayer de la comisión de Presupuesto del parlamento local, con las firmas del socialismo. Un gesto inédito que permitirá que el lunes vaya a la comisión de Salud y de allí al recinto, la semana entrante.

Es que el proyecto de Toniolli tuvo modificaciones y por ello debe ser confirmado antes de su aprobación.

En primero término, la iniciativa (con dos años de presentada ante el cuerpo deliberativo) proponía declarar la emergencia alimentaria. "Por entonces ya evaluábamos las primeras consecuencias económicas de Cambiemos, por lo que entiendo ahora hubo un cambio en la política del Frente Progresista y su relación con el macrismo", consideró ayer Toniolli en diálogo con LaCapital al ensayar una explicación del cambio de posición del oficilialismo.

Ese cambio de actitud pudo verse reflejado en las declaraciones de la concejala socialista Verónica Irizar, impulsora de las modificaciones. "Es necesario ampliar la emergencia a los sectores que están más desprotegidos luego de la devaluación y de las últimas medidas anunciadas por el gobierno central", indicó.

La declaración de emergencia será por dos años y se argumenta en la necesidad de "morigerar el impacto de la situación económica nacional en los sectores sociales más excluidos, y de velar por las necesidades básicas de niños, niñas y adolescentes".

Y si bien se sustituyó el termino "emergencia alimentaria" por "emergencia social", la iniciativa encomienda al Ejecutivo que genere espacios y dispositivos de articulación con los gobiernos nacional y provincial en materia alimentaria, económica y sanitaria.

También se plantea gestionar con Nación el refuerzo de partidas alimentarias en comedores y merenderos para atender las demandas de la población local; refuerzo en partidas de leche en centros de salud y pedir a la provincia el aumento al monto asignado para la Tarjeta Unica de Ciudadanía, y su actualización automática. Y se solicita una evaluación periódica de la situación nutricional en sectores vulnerables de la población rosarina. A su vez, le pide a la Intendencia una rendición de cuentas semestral.

También en la comisión de Presupuesto se dio despacho a una modificación de la ordenanza de contabilidad local para elevar los porcentajes de topes en compras y licitaciones. Una herramienta que le permitirá actuar con más rapidez a la Intendencia a la hora de contener la ayuda social. Con estas reformas, los llamados a licitación pública serán a partir de 1.250.000 pesos, en reemplazo a los 700.000 de la actualidad.

Según la misma norma, se autorizará al municipio a ajustar de manera automática y por un lapso de dos años el monto para el llamado a licitación pública en marzo y septiembre, según índices de precios al consumidor elaborados por el Instituto Provincial de Estadísticas y Censos (Ipec) y precios internos proyectados por el Indec.

Endurece el discurso

La intendenta anticipó que el Ejecutivo apoyará la declaración y ayer no ahorró críticas a la contracción que marcó el socialismo a los anuncios nacionales.

La jefa comunal se encolumnó detrás de la postura distante que asumió el gobernador Miguel Lifschitz, quien ayer no acudió a la reunión convocada con los gobernadores por la Casa Rosada, y se encuentra en un viaje protocolar en California (Estados Unidos). "Hay una intención de hacernos socios del ajuste", había dicho Lifschitz antes de partir.

"Los refuerzos alimentarios son para el gran Buenos Aires, no me parece que el gobierno nacional esté mirando a todo el país, sólo veo al presidente con la gobernadora (María Eugenia)Vidal. Por un lado dicen que va a haber más recursos y por el otro nos quitan los fondos para afrontar esta emergencia", puntualizó la intendenta.

Se elevará el monto por el cual no hará falta llamar a una licitación pública. Se harán por encima de 1.250.000